Autor Tema: PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA  (Leído 168020 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #700 en: 24 horas »
Aprendiendo a concebir lo inconcebible
23.10.2020.-

El líder de Podemos ha empezado a concebir lo que ni como mera hipótesis concebía.

Nada más conocerse la noticia de que el juez García-Castellón había remitido al Tribunal Supremo un auto razonando la procedencia de imputar a Pablo Iglesias en el caso Dina, el vicepresidente segundo del Gobierno se rebotó. Y con esa chulería de proxeneta de la Ballesta que se gasta se mostró convencido de que el alto tribunal no le imputaría. Se esforzó en mostrar que su convencimiento no era consecuencia del análisis jurídico, sino del conocimiento de lo que se cuece en los tribunales. Y lo expresó diciendo que no concebía, “ni como mera hipótesis,” que pudieran imputarle.

Sin embargo, el gachó no debe de estar tan seguro. Ni mucho menos. Para empezar, envió a sus sicarios en las redes a condenar al juez con soeces amenazas de muerte. La ofensiva se detuvo cuando las fuerzas del orden comenzaron a investigar la procedencia de los mensajes. Y luego recurrió el auto de remisión al Supremo ante la misma sala de la Audiencia Nacional que le devolvió la condición de perjudicado de la que había sido privado por García-Castellón.

El recurso es absurdo. Evidentemente, toda resolución judicial es recurrible. Pero lo que puede recurrirse en ese auto no es el relato de hechos en que se funda el juez instructor. Una vez se ha apelado a él, sólo al Supremo corresponde decidir. Lo que se puede recurrir es la razón misma de la remisión, que no es otra que la de estar Iglesias aforado. Si Iglesias cree preferible para sus intereses que su caso siga siendo visto en la Audiencia Nacional, lo que tiene que hacer es dimitir y perderá automáticamente el aforamiento. García Castellón lo imputará y podrá sin problemas recurrirlo ante la sala que un día lo protegió. Pero para eso tiene que dimitir.

Tanto ha llegado a concebir lo inconcebible que invitó a su víctima, Dina Bousselham, a recurrir asimismo el auto que pide al Supremo su imputación. La enchufada directora del periódico digital de Podemos, La Última Hora, puesto que agradeció renunciando a querellarse de los delitos que Iglesias hubiera podido cometer contra ella, obedeció. En el recurso ratifica que no se siente perjudicada por las acciones de Iglesias. Por supuesto, en delitos perseguibles sólo a instancia de parte, como son algunos de los que podrían imputarse a Iglesias, no puede imputarse a nadie sin el consentimiento de la víctima. Pero a eso ya renunció y no tiene sentido que lo reitere, y mucho menos por medio de un recurso donde no se ventila ningún interés propio.

La conclusión es que Iglesias ha empezado a concebir lo que ni como mera hipótesis concebía. Es más, no sólo ha empezado a concebirlo, sino que ahora también le parece posible y quién sabe si probable. En cualquier caso, incluso en el supuesto de que el Supremo decidiera no imputarle y ordenara al juez García-Castellón continuar la causa dejando al margen a Iglesias, queda el caso de la financiación ilegal de su partido, los pagos hechos a Neurona y la participación de Venezuela e Irán. Esos delitos sí son perseguibles de oficio y no hay Dina agradecida que pueda librarle de ellos. Le urge, y de qué manera, ocupar el Poder Judicial.
Emilio Campmany

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #701 en: 24 horas »
El feminismo en Podemos tenía un precio
31.10.2020.-

A Irene Montero las razones para dimitir le llegan ahora también desde la izquierda anticapitalista, que al menos sí practica lo que predica.

Si un Ministerio de Igualdad tiene utilidad, entonces una ministra de Igualdad que defienda los despidos de embarazadas porque «la política no para» durante la gestación no puede seguir siendo ministra de esa cartera. A nadie se le oculta que la crudeza con la que Irene Montero justificó en una radio la expulsión de Teresa Rodríguez de Podemos estando embarazada transgrede la más elemental coherencia feminista. Pero no solo eso: detrás de la presunta pugna ideológica que estalló ayer en las redes entre ambas, hay mucho más: en concreto, 1.665.933,84 euros.

Esta lucha sororicida destapa una larga animadversión personal y orgánica. La gota que colmó el vaso fue la decisión de Rodríguez de construir en Andalucía una formación independiente de la dirección nacional. Ni Rodríguez ni sus diputados respondían a la disciplina de partido. Y la tensión ha explotado ahora a raíz de las asignaciones que la coalición Adelante Andalucía recibe del Parlamento, ese más de millón y medio de euros.

Teresa Rodríguez tenía el control de las cuentas de la parte de Podemos y en el último mes ha maniobrado para gestionar en exclusiva también los fondos de IU. Su expulsión supone que IU podrá poner su parte al servicio de Podemos. El cisma es un hecho.

Ya no quedan ideales en Podemos. Como hicieran con el 15-M, la cúpula morada encontró en la última ola feminista otra causa de la que apropiarse para afianzar su poder. Pero hemos comprobado la incoherencia de aquellas reclamaciones. Se trataba de un ingrediente más de su populismo. El feminismo debe sostenerse con el ejemplo, y expulsar a una mujer mientras está de permiso por maternidad para ajustar cuentas y solventar un conflicto intestino con dinero de por medio destruye la credibilidad feminista de Montero. El feminismo en Podemos tenía un precio, El Marquesado de Galapar.

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #702 en: 24 horas »
‘Hacerse un monedero’: medio millón por un papel que no aparece
.
8.11.2020.-

La declaración complementaria con Hacienda por un pago del Banco ALBA bolivariano fue uno de los primeros escándalos del partido morado.

Cuenta Javier Somalo en su artículo de este sábado que si a Pablo Iglesias, que pide la detención del rey Juan Carlos I sin cargos, le aplicáramos la misma vara de medir, el líder de Podemos ya estaría en prisión. Con este primer capítulo de las Crónicas del Asalto, Libertad Digital inicia una serie que pretende repasar las muchas sombras de corrupción que se ciernen sobre la formación de Iglesias desde antes incluso de su nacimiento. En este primer capítulo, el primer gran escándalo: Monedero y su medio millón bolivariano.

"Montoro, no te tengo miedo". Era el 29 de enero de 2015 cuando Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos y hasta hoy mismo amigo íntimo de Pablo Iglesias, pronunciaba esas palabras en un tono tan enfático como desafiante.

Lo hacía en un acto del partido morado, que ya para entonces, al igual que Ciudadanos, y tras su sorprendente irrupción en las elecciones europeas de un año antes, había puesto patas arriba el panorama político español, hasta entonces dominado por un bipartidismo imperfecto en el que PSOE y PP se daban el relevo de sucesivas victorias electorales y gobiernos monocolor, algunas veces incluso con mayoría absoluta, como la que en aquel momento disfrutaba, por poco tiempo ya, Mariano Rajoy.

Eran los tiempos en que Iglesias y los suyos denunciaban a voz en grito a "la Casta" y pedían abrir el "candado del 78" considerando la democracia nacida de la transición como un pérfido "régimen" que habría dado la espalda al "pueblo" para llenar de privilegios a sus élites. Los podemitas, como pronto se les empezaría a conocer, no excluían a la izquierda de sus invectivas.

Por supuesto al PSOE, una formación que tenía el pasado "manchado de cal viva" como en célebre ocasión le llegaría a espetar Iglesias a Sánchez en el pleno del Congreso; pero también a la vieja guardia de Izquierda Unida, la formación en la que el hoy vicepresidente segundo había hecho currículum como 'fontanero' (llegó a ser asistente, paradojas del destino, del hoy líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón) y en la que creían ver algunas conductas poco edificantes moralmente.

El que fuera candidato de IU a las europeas de 2014, Willy Meyer, tuvo que dimitir tras publicar Infolibre, un medio siempre muy próximo a Podemos, que tenía una fondo de pensiones en una Sicav con sede en Luxemburgo, una práctica habitual entre los europarlamentarios y que no suponía infracción penal alguna. A su llegada a la Eurocámara, Iglesias, jefe de filas de aquel primer grupo institucional de Podemos, presumía de, por ejemplo, ir en autobús desde el aeropuerto a la sede de la cámara comunitaria y abominaba, como años después se le recordó con motivo de su mudanza a Galapagar, de los políticos que, decía, vivían en chales en zonas exclusivas de Madrid, "alejados de la realidad" según su parecer de entonces.

En definitiva, Podemos se presentaba, más allá de contenidos ideológicos concretos, como una formación inmaculada en el terreno de la limpieza frente a las corruptelas que, unidas a la brutal crisis económica surgida a partir de 2008, habían provocado la indignación ciudadana, como evidenció en 2011 el 15-M. En ese contexto, y a apenas meses de unas cruciales elecciones autonómicas y municipales que supondrían en aquel 2015 la consolidación de la fragmentación política y para Podemos su particular ‘asalto al cielo’ al lograr nada menos que las alcaldías de Madrid y Barcelona, es cuando Monedero, entonces número tres de Podemos (el dos era Íñigo Errejón), se dirigía así de desafiante al ministro de Hacienda.

Lo que entonces nadie, o casi nadie, sospechaba es que ese mismo día, horas antes de subirse al estrado de un acto de partido, Monedero había realizado una declaración complementaria de la Renta, signo inequívoco de que su proceder como contribuyente no había seguido siempre el camino de la estricta ejemplaridad moral que, día sí y día también, pregonaba junto a su antiguo alumno y ahora Secretario General, Pablo Iglesias. La expresión más adecuada en ese caso hubiese sido: ‘Montoro, ahora ya no te tengo miedo’. Sigue...

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #703 en: 24 horas »
...Medio millón por un papel que no aparece

El motivo de que Juan Carlos Monedero se pusiera al día con Hacienda era una tan desorbitada como extraña remuneración por un trabajo para el Banco del ALBA (Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra America), una institución financiera participada por varios países de la región, singularmente la Venezuela chavista, allí donde muchos dirigentes de la izquierda española habían hecho fortuna facturando al régimen sus servicios como asesores.

Entre 2013 y 2014, justo los años en que se gesta Podemos, el entonces ignoto profesor de Ciencias Políticas recibe, a través de la empresa Caja de Resistencia Motiva 2, 425.000 euros en concepto de "honorarios de confección de estudio comparativo de los ámbitos financieros de los países del ALBA y análisis de las bases de armonización jurídico-financiera, implementación y asesoría puntual sobre el proyecto hasta el 31 de diciembre de 2014".

En síntesis, Monedero, entre cuyas especialidades académicas no se encuentra ni la Economía ni el Derecho, es el hombre elegido para elaborar un estudio sobre la viabilidad de una unión monetaria al otro lado del Atlántico, una especie de euro americano. De la calidad o pertinencia de su análisis nada se puede decir puesto a que a día de hoy no hay ni rastro de ese trabajo. Monedero pudo haberlo enseñado (siempre y cuando exista realmente) en una multitudinaria rueda de prensa que dio en febrero de ese 2015, un mes después de regularizar su situación tributaria y dirigirse en tono retador a Montoro. Pero no lo hizo. El papel no aparece.

Se limitó, como contó en Libertad Digital Míriam Muro, a enseñar la factura del Banco Alba a Caja de Resistencia Motiva 2, una Sociedad Limitada, y a denunciar entre aplausos de Iglesias y Errejón, que le respaldaban en primera fila, una "caza de brujas" del "régimen del 78" que, dijo, "ha sacado su batería contra mí".

El abandono
Pese a ese cierre de filas, apenas dos meses después, el 30 de abril, Monedero abandonaba la dirección de Podemos y se convertía en el primer cadáver político que dejaba Iglesias a su paso, si bien las razones de su salida tuvieron que ver más con decisiones estratégicas que con las sombras sobre su actividad como asesor económico de los gobiernos bolivarianos, por la que la Universidad Complutense llegó a abrirle una investigación por si hubiera incurrido en incompatibilidad.

Las tesis errejonistas se impusieron entonces y con ese rumbo el partido llegó hasta las elecciones generales celebradas a final de aquel año, con el hoy líder de Más País como número dos.

Un lustro después de todo aquello, el "profesor Monedero" como cariñosamente se refiere a él siempre Iglesias, se prodiga en todos los medios que puede, se mantiene en la órbita de Podemos (es habitual desde hace años verle por las instalaciones del grupo parlamentario casi como uno más) dirige el programa televisivo "En La Frontera" en Público y muy recientemente colabora con la consultora Neurona, que según el informe del Tribunal de Cuentas conocido este mismo viernes recibió 290.000 euros de Podemos en la última campaña electoral de noviembre de naturaleza "no electoral". El Tribunal asegura que "si bien, como señala la formación [Podemos] en alegaciones, en la fiscalización se aportaron videos y diseños publicitarios, no ha quedado suficientemente acreditada su efectiva elaboración por parte del proveedor".

Tampoco está acreditado que elaborase un sesudo informe sobre la posibilidad de una unión monetaria (con sus implicaciones jurídicas y económicas) en los países bolivarianos, pero sí que recibiera por ello medio millón de euros. Lo que desde entonces comenzó a conocerse en ciertos círculos como "hacerse un monedero".

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #704 en: 24 horas »
Becas universitarias sin pisar el Campus, especulación con vivienda protegida, asistentes sin Seguridad Social…
8.11.2020.-

Las conductas de los dirigentes de Podemos que empezaron a contradecir su exigencia moral para otros partidos.

La irrupción de Podemos a mediados de la década que ahora termina, y en general de la llamada "nueva política", con Ciudadanos como el otro actor principal de la misma, impulsados por la ola surgida del 15-M, en 2011, llegó impregnada de una alta y severa exigencia moral para las conductas de los dirigentes públicos.

Como explicábamos en el primer artículo de esta serie, un dirigente de Izquierda Unida como Willy Meyer tuvo que dimitir por haberse acogido a una práctica financiera habitual en los europarlamentarios y que, desde luego, no entrañaba ilícito penal alguno. No fue la única víctima de esa severa vara de medir, que dos años antes, en 2012, había provocado la dimisión del entonces presidente del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, fallecido cinco años después, por gastos de viaje de entorno a diez mil euros que, pese a varias denuncias, no le llegarían a suponer reproche penal alguno.

En 2013 una sobrina del entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, tuvo que renunciar a un puesto en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Una mujer como Beatriz de Guindos, tras haber aprobado oposiciones a técnico comercial y economista del Estado, ponía freno así a un ascenso laboral que posiblemente nunca se le volvería a plantear, por la única razón de su parentesco. Los tiempos venían así. Los nuevos partidos blasonaban de que la política tenía que estar limpia de conductas sospechosas de nepotismo, los currículum de los dirigentes libres de toda mácula y la ejemplaridad moral siempre en el altar mayor.

Frente al argumento de su inexperiencia que frecuentemente tenían que enfrentar Iglesias o Albert Rivera la respuesta estaba cantada: efectivamente, no tenemos experiencia en corrupción, decían los nuevos líderes, que pese a sus obvias diferencias ideológicas mostraban una cierta unidad de espíritu regenerador, como quedaría de manifiesto en algunos debates que protagonizaron ante audiencias muy jóvenes.

Pero poco a poco el tiempo, y la creciente presencia institucional de los nuevos partidos, fue haciendo ver que no era oro todo lo que relucía o que, dicho en términos coloquiales, en todas partes cuecen habas. Beneficiarse de una beca universitaria sin pisar siquiera el centro universitario que la concede (los actuales tiempos del teletrabajo estaban aún por llegar), especular con vivienda pública e incluso no dar de alta en la Seguridad Social a un empleado del hogar eran conductas que, para sorpresa de sus más crédulos seguidores, también podían anidar en el al parecer incorrupto brazo de la "nueva política", mantra que se repetía machaconamente por tierra, mar, y aire.

La beca de Errejón
Aunque formalmente era un contrato universitario, la expresión "beca de Errejón" hizo fortuna, y la llegó a utilizar en un debate electoral de 2016 Pedro Sánchez en contra de Podemos, mientras Pablo Iglesias hacía aspavientos. Huelga decir que era cuando el actual vicepresidente segundo del Gobierno y el hoy líder de Más País eran uña y carne, políticamente hablando.

Pero retrocedamos a 2014. Podemos, que se ha presentado en enero, es aún un proyecto incipiente, pero coge velocidad de crucero con su histórica irrupción con cinco diputados y más de un millón de votos en toda España en las elecciones europeas de aquel año. Iñigo Errejón forma parte de la cúpula de un partido con una estructura aún endeble. Pero además de esa dedicación que ya le empieza a robar lo principal de su tiempo encuentra otra ocupación remunerada con 1.800 euros al mes por unas cuarenta horas de trabajo semanales, pero sin tener que acudir a la oficina.

Es lo que le paga la Universidad de Málaga entre marzo y diciembre para realizar un trabajo sobre política de vivienda en Andalucía que financian la Unión Europea (80%) y la Junta de Andalucía (20%). El director del proyecto es Alberto Montero, para entonces ya cargo de Podemos y, casualidades de la vida, futuro diputado nacional de la formación morada por la circunscripción malagueña. El único candidato para ese contrato ha resultado ser Errejón, al que su director de proyecto (aunque subordinado político) autoriza para no pisar en todo ese tiempo el centro universitario. Recuérdese que es un trabajo sobre la vivienda en esa comunidad autónoma en concreto.

El 4 de diciembre la Universidad de Málaga decide suspender de empleo y sueldo al número dos de Iglesias tras abrirle un expediente sancionador junto a Montero. Doce días después Errejón decide renunciar a su contrato. Fruto de la investigación interna, la Universidad de la capital andaluza concluyó que algunos de los trabajos presentados como supuesto fruto de la investigación tenían actualizaciones informáticas previas a la firma del contrato laboral en marzo de ese 2014. Es decir, que eran anteriores a la investigación que debería haberlos alumbrado, algo así como una investigación académica en diferido.

Dos años después, en las semanas previas a las elecciones repetidas de 2016, un juzgado de Málaga decidió archivar la querella por estafa que Manos Limpias había presentado contra el ya por entonces portavoz parlamentario de Podemos. Errejón no había cometido delito alguno, como tampoco Willy Meyer, ni Carlos Divar, pero al contrario que estos no dimitió de ninguno de sus cargos, que abandonaría poco después en medio de su cruenta guerra interna con Iglesias. Pero eso es ya otra historia.

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #705 en: 24 horas »
...El piso de Espinar

La "nueva política" como tantos fenómenos disruptivos en muchos ámbitos de la vida, ha dejado, pasado el tiempo, algunos juguetes rotos. Entre ellos cabría citar a Ramón Espinar, quien llegaría a ser portavoz de Podemos en el Senado y en la Asamblea de Madrid, ahora alejado de la vida política e incluso crítico en las redes con algunos de los comportamientos de sus antiguos compañeros de filas.

El apellido no era nuevo en la política española, ni en la madrileña en particular. Su padre, del mismo nombre de pila, fue un importante dirigente del PSOE madrileño. Primer alcalde democrático de Leganés (una de las ciudades mas importantes y pobladas del cinturón sur de la comunidad autónoma), presidente de la Asamblea de Madrid y consejero del Gobierno del primer presidente autonómico, Joaquín Leguina. Si se decía que Podemos era el partido de los hijos de los socialistas, Espinar era un ejemplo de libro.

El padre, andado el tiempo, abandonó la política e hizo carrera financiera en Caja Madrid, hasta terminar condenado en el célebre caso de las tarjetas black. Nada, naturalmente, de lo que sea responsable quien lleva su sangre y apellido. Espinar hijo, en cambio, sí fue plenamente responsable de especular con una vivienda protegida a la edad de 24 años. Ya para entonces había participado, junto a otros de los que luego serían dirigentes de Podemos, en la fundación de la asociación estudiantil Juventud Sin Futuro.

El joven Espinar obtuvo 20.000 euros tras vender un piso de protección oficial que le había caído en suerte en Alcobendas, al norte de Madrid, valorado en casi 150.000 euros y con dos plazas de garaje. Lo había reservado tres años antes, en 2007, cuando su padre gastaba a crédito de la caja madrileña, en cuyo consejo de administración había coincidido con el entonces alcalde de Alcobendas, José Caballero. El joven Espinar, que ejercía de activista universitario en favor de los jóvenes que enfrentaban dificultades de emancipación, no estaba empadronado en esa localidad, pero Comisiones Obreras (CCOO), que ejercía de promotora, había reservado un 15% de viviendas para distribuirlas de forma discrecional, tal y como desveló en exclusiva la Cadena SER en 2016.

Con ese motivo, se vio obligado a ofrecer una rueda de prensa para explicar el caso. Sin aportar documentación alguna, relató cómo abonó 50.000 euros en concepto de entrada logrados gracias a un préstamo "familiar" en el que arrimaron el hombro tanto su padre y su madre como su abuela, aunque no especificó en qué proporción cada uno. Según su relato, se vio en una situación en la que no podía afrontar la letra del piso, de algo más de 500 euros, para pagar los 90.000 euros restantes y quedarse así con el inmueble.

Podría haber optado por devolverlo a la promotora y que algún joven "sin futuro" se beneficiase, pero prefirió venderlo por 176.000 euros, 30.000 más que el precio de compra, lo que descontados impuestos y gastos de gestoría le redundó en el citado beneficio de 20.000 euros. Se trata del precio máximo fijado por la Comunidad de Madrid que, sin embargo, no estipula un límite mínimo.

Según explicó en aquella atribulada rueda de prensa, Espinar devolvió el generoso préstamo familiar "en cuanto vendí la vivienda". Se refirió a su circunstancia como la del que vende un piso "que no podía pagar, al precio al que te obligan a venderlo". No, la Comunidad de Madrid estipula, como se ha dicho, un precio máximo, pero no un precio único u obligatorio. En la misma inexactitud incurrió por entonces el propio Pablo Iglesias, que siempre apostó por Espinar en la cruenta batalla por el control del partido en Madrid.

Como portavoz en la Asamblea madrileña, en cuyos pasillos cuelga un retrato de su padre, como el de todos los que han presidido la cámara autónomica, se empleó a fondo contra el "saqueo de la vivienda pública en la Comunidad de Madrid". Espinar, el hijo, no incurrió en ningún ilícito penal, como tampoco Willy Meyer, pero a diferencia del que fuera candidato de IU en las europeas de 2014, no dimitió. Luego lo haría en 2019. Pero eso es otra historia. Sigue...

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #706 en: 24 horas »
El pufo de Carmena y su marido

Uno de los grandes hitos de la "nueva política" fue el éxito en las elecciones municipales de 2015, con la llegada de los llamados "ayuntamientos del cambio". A través de una serie de alianzas con distintas plataformas, los de Iglesias dieron un histórico salto al poder municipal, coronado en las dos grandes ciudades españolas.

Ada Colau pasó a ser alcaldesa de Barcelona y Manuela Carmena de Madrid. Esta última, una jurista con la auctoritas de su lucha contra la dictadura franquista (pertenecía al despacho de abogados laboralistas en la que un grupo de extrema derecha perpetró una de las matanzas más atroces de la transición) confrontó con Esperanza Aguirre, quien pese a ganar aquellas elecciones no pudo sumar una mayoría suficiente en el consistorio de la capital de España. Todo parecía inmaculado en Carmena, que además aunaba el favor de la vieja generación de votantes, la suya, y de la más joven, que pronto empezó a convertir a "Manuela" como se referían con entusiasmo a la alcaldesa, en casi un icono pop.

Carmena, una persona de origen adinerado, tenía sombras en su pasado, según desveló Sandra León en Libertad Digital por entonces. Junto a su marido Eduardo Leira dejó en la cuneta a un grupo de arquitectos de su empresa, i3 Consultores, a los que contrató como falsos autónomos y estuvo un año sin pagarles. Todo ello mientras Leira, según denunciaron los trabajadores, "no dejaba de viajar a China en primera y se paseaba la ciudad con un Lexus de alta gama".

Por ello, decidieron querellarse contra el matrimonio por alzamiento de bienes, un delito que no validó la Justicia, y a ello se aferró Carmena para defenderse, aunque los tribunales sí establecieron las irregularidades cometidas con esos trabajadores. Unos empleados que finalmente no pudieron cobrar indemnización alguna. ¿El motivo? Que Eduardo Leira no tenía patrimonio para hacer frente a sus deudas ya que había traspasado todos sus bienes a su mujer en plena crisis de su estudio de arquitectura.

El asistente de Echenique
De entre las "desviaciones pequeño burguesas", por utilizar una terminología al uso en la izquierda, que no cabrían en una formación como Podemos, la de no dar de alta en la Seguridad Social a un asistente bien podría llevarse la palma.

Es en lo que incurrió el actual portavoz parlamentario, Pablo Echenique, según la sanción que un juez de Zaragoza ratificó a principios de 2019, de 1.000 euros para el dirigente morado. Echenique lo niega y ha recurrido, argumentando que la relación con la persona que le ayudaba en las tareas cotidianas no era, stricto sensu, de naturaleza laboral, sino una mera prestación de servicios.
El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia condenándole al pago de 11.000 euros mas las costas.

Según publicó El Heraldo de Aragón, tuvo a esa persona trabajando en su casa durante un año, sin contrato y sin ese alta para cotizar. Una conducta que incumple además el código ético interno de Podemos, según el cuál tienen que renunciar al cargo los condenados por "delitos contra los trabajadores". Cuando estalló el escándalo, Echenique era Secretario de Organización del partido y no dimitió. Cabe preguntarse qué habría dicho el Podemos de 2014 si un dirigente de otro partido hubiese sido sorprendido en una práctica semejante.

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #707 en: 24 horas »
El juez imputa a Podemos como partido y a parte de su cúpula por la 'caja B'
20.11.2020.-

La decisión judicial llega tras la denuncia presentada por el ex abogado de Podemos por posible malversación y administración desleal.

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, ha imputado a Podemos como persona jurídica en la causa que investiga la financiación del partido tras la denuncia presentada por el abogado despedido José Manuel Calvente por posible malversación y administración desleal, entre otros posibles delitos.

El magistrado tomó esta decisión después de escuchar a Calvente en sede judicial el pasado 29 de julio. También ha imputado a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación de Podemos y responsable de las campañas, así como un estrecho colaborador de Pablo Iglesias, además de al tesorero y la gerente del partido, Daniel de Frutos y Rocío Esther Val, respectivamente.

El magistrado ha citado a estas tres personas el próximo 20 de noviembre para que presten declaración en calidad de investigados.

Juan Manuel del Olmo es actualmente un alto cargo del Gobierno como director de Estrategia y Comunicación de la Vicepresidencia segunda de Derechos Sociales y Agenda 2030, que dirige Pablo Iglesias.

Además de estas citaciones, el juez ha ordenado otras diligencias en el marco de esta causa que acaba de ponerse en marcha, como es requerir a Podemos abundante documentación que abarca desde la contabilidad hasta tablas de sueldos de trabajadores.

Las comparecencias de los investigados tendrán lugar después de que declaren Gloria Elizo, actual vicepresidenta tercera del Congreso y ex responsable del equipo legal de Podemos, y Mónica Carmona, otra de las antiguas abogadas del partido que fue despedida también en diciembre. Ambas declararon el 15 de septiembre como testigos de refutación tras la denuncia de Calvente.

CAMPAÑAS ELECTORALES
Según explicó el propio Calvente, Carmona y él estaban realizando una investigación interna por posibles irregularidades contables en Podemos cuando fueron despedidos. Irregularidades que habrían consistido en gastos sin justificar o no previstos en los presupuestos del partido, o también sobresueldos.

También dirige sus sospechas contra la sociedad Neurona Comunidad S.L., empresa de comunicación política que ha trabajado en varias campañas electorales de Podemos.

El ex abogado de Podemos presentó denuncia en Barcelona por estos hechos y fue remitida después a los juzgados de Madrid por ser los competentes para investigar. El instructor citó al abogado para que se ratificara en una comparecencia, que duró casi tres horas y media.

Un día después, Escalonilla dictó varios autos en los que imputó al partido como persona jurídica y a varios dirigentes del mismo. También requirió información y documentación tanto a Podemos como a organismos públicos, al grupo de la Policía Judicial, al Tribunal de Cuentas, al Registro Mercantil, al Registro de Cooperativas de Madrid y a entidades financieras.

LA RESPUESTA DE PODEMOS
A raíz de todas estas diligencias, la representación legal de Podemos ha dirigido un escrito al instructor en el que solicita la nulidad de las mismas alegando que el juzgado sólo le ha proporcionado "los primeros 41 minutos y 52 segundos" de la comparecencia que prestó Calvente el 29 de julio, a pesar de que en realidad la declaración se alargó casi tres horas y media.

Para Podemos, mantener las actuaciones acordadas sin haberle facilitado la totalidad de la comparecencia de Calvente, pues en ella se basan los autos dictados por el juez, genera "una evidente indefensión al no poder esta parte verificar lo practicado en su integridad en dicha declaración a los efectos de ulteriores recursos, de declaraciones testificales o de las personas investigadas, entre tantas otras diligencias que puedan practicarse".

En su opinión, el objetivo de este tipo de investigaciones es convertir la causa en "un caso mediático que dure meses, aunque luego jurídicamente quede en nada".

En esa misma línea de anticipar que las imputaciones quedarán "en nada" se ha manifestado Pablo Echenique, secretario de Programa de Podemos y portavoz de la formación en el Congreso.
EP

Desconectado Brotes

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 4526
  • Karma: 7
  • El mejor título, es el de buena persona.
Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Respuesta #708 en: 24 horas »
Guevara, Iglesias y Petro, ramas del mismo árbol.
27.11.2020.-

El personaje que el vicepresidente del gobierno español, Iglesias y candidato a Presidente de Colombia, Petro, admiran, dijo en Naciones Unidas, “Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”, además escribió, “Si los misiles hubiesen permanecido en Cuba, nosotros los habríamos usado contra el propio corazón de los Estados Unidos, incluyendo la ciudad de Nueva York” y en una carta a su esposa le dijo, “Querida vieja: Aquí en la selva cubana, vivo y sediento de sangre, escribo estas ardientes líneas…”

Es una realidad incontrastable que cada generación tiene personalidades notables en diferentes actividades que son asumidas como estandartes por segmentos de la misma o por todos sus componentes. Esos referentes con el tiempo integran una especie de templo de paradigmas que suelen ser la inspiración para el surgimiento, desarrollo y trascendencia de ideas o actitudes que van a determinar o influir en los procesos de renovación de la sociedad.

La mayoría de estos arquetipos se forjaron en base a sus acciones, y su trascendencia está estrechamente ligada a quienes como parte de su generación decidieron imitarles o porque los integrantes de las descendencias sucesivas entendieron que era un legado que había que perpetuar.

No obstante, algunos de estos paradigmas son consecuencias de mitos hábilmente elaborados por sus promotores y partidarios, sostenidos siempre en un gran cumulo de medias verdades con ediciones a fondo de la verdadera practica del sujeto ensalzado. Son ficciones necesarias para promover corrientes de opinión que enganchan fuertemente en aquellas personas que coinciden con el glorificado, algo similar a las campañas que promueven el consumo masivo de productos o servicios.

Este sería el caso del español Pablo Iglesia y el colombiano Gustavo Petro en base a la admiración que comparten, aparentemente, por el pensamiento, vida y obra de Ernesto “Che” Guevara, quien ha sido llamado el Carnicero de la Cabaña por las numerosas personas que allí ejecuto y quien escribió de manera reiterada que matar era un medio importante en su existencia.

El personaje que el vicepresidente del gobierno español, Iglesias y candidato a Presidente de Colombia, Petro, admiran, dijo en Naciones Unidas, “Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”, además escribió, “Si los misiles hubiesen permanecido en Cuba, nosotros los habríamos usado contra el propio corazón de los Estados Unidos, incluyendo la ciudad de Nueva York” y en una carta a su esposa le dijo, “Querida vieja: Aquí en la selva cubana, vivo y sediento de sangre, escribo estas ardientes líneas…”

Petro e Iglesias son de hornadas distintas, pero evidentemente ambos sujetos admiran a un individuo que defendió a ultranza el uso de la violencia extrema como solución de los diferendos y la eliminación de los adversarios para evitar la disidencia, lo que conduce a pensar estarían dispuestos a poner en ejecución las practicas sanguinarias de su admirado “Che” en caso de disponer de poder para hacerlo.

Un buen índice es que el vicepresidente primero del Gobierno de España, Pablo Iglesias, manifestó que los fusilamientos de Guevara en La Cabaña, Cuba, fue un «acto de justicia de la revolución cubana», además de calificarlo como «un ejemplo para la historia de la liberación de los pueblos y la justicia social», ignorando a sabiendas que esas ejecuciones de produjeron sin juicio y como atestiguan varios compañeros de Guevara las sentencias habían sido dictada antes de los espurios juicios celebrados, por eso me sumo al pánico de los directivos de la ONG Cuban Prisoners Defenders, al conocer tales declaraciones del alto funcionario de una de las democracias emblemáticas del mundo.

El secretario general de Podemos, aliado de Hugo Chávez y de la dictadura teocrática iraní atribuyo a Guevara una frase no confirmada, mientras no dijo la que está avalada por todos los investigadores, “No dispare. Soy el Che Guevara. Valgo más vivo que muerto», una expresión que algunos atribuyen a un momento de debilidad del comandante a quien Iglesias rinde tributo.

Gustavo Petro, durante su vida ha testimoniado ser un verdadero seguidor del “Che”, no un simple simpatizante. El político colombiano ha ido más allá de su breve comentario alrededor de la trascendencia del asesino argentino cubano, al igual que el desaparecido guerrillero asumió el camino de la violencia cuando empezó a militar en el Movimiento M19, una guerrilla urbana con un prontuario criminal que puede honrar la memoria del insurgente que fracaso en El Congo y luego en Bolivia.

Gustavo Petro y Pablo Iglesias admiran a Ernesto Guevara, conclusión que lleva a una pregunta, ¿aplicaran los métodos del “Che” si llegan a tener poder y condiciones para hacerlo?
Pedro Corzo @PedroCorzo43