Por favor ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Búsqueda Avanzada  

Noticias:

¡ ATENCION ! Ver la tierra en directo desde la Estación Espacial http://brotesverdeshouse.com/index.php/topic,53.0.html

Autor Tema: EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015  (Leído 1460 veces)

blancabianca

  • Todas las rubias no son tontas, todas las tontas no son rubias.
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 679

           

                    Me gustan las bodas, sí, ya sé que esta declaración suena algo extraña porque las bodas generalmente suelen ser un acto social obligado bastante pestiñoso, salvo que la novia sea tu mejor amiga o tu hermana. Pero no, no hay boda fea, ni novia fea, porque la gente siempre es feliz y está ilusionada, el amor está en el aire y todo el mundo brinda por la felicidad de la pareja, salvo el/la ex novio/a, en caso de que hayan sido invitados, que como somos muy modernos cada vez es más corriente encontrártelos en la ceremonia con mirada de tengo ganas de asesinar a alguien,  si hay algo peor que tu ex se case con otro u otra es que te inviten y no puedas negarte a ir enfrentándote a tu pasado y encima teniendo que buscar un acompañante pibonazo para salir airoso del trance, cosas de la vida.
       
                  Tengo una buena colección de bodas en mi haber, que no sé porque todo el mundo que se casa me invita, y eso que no han leído esto de que me gustan las bodas, a partir de este momento será un no parar... bien, unas  me han gustado más que otras, es lógico, recuerdo especialmente dos: una muy emotiva en la que la madre de la novia dijo unas preciosas palabras con una canción de los Beatles de fondo, una cosa muy americana y es que ellos son neoyorquinos y les gusta eso de hablar y contar su vida en bodas y funerales, la verdad es que fue un momento muy especial, quedó genial. Y me ha gustado mucho también la ultima a la que asistí en septiembre con novios e invitados vestidos de indios y vaqueros, nada de tacones de vértigo ni chaqués, una boda campestre diferente y muy divertida con un catering espectacular. También me encantan las bodas hippies tan de moda ahora con novias vaporosas y floridas con zapatillas de esparto...por cierto,  la boda más aburrida de mi vida fue en el Ritz,
la única vez que he estado en ese templo del lujo, y no lo digo porque quede súper estupendo decir que vestirme de india me gusta más que llevar pamela, es que lo del Ritz fue muy aburrido.

                  Pero en realidad no quiero hablar hoy de bodas, aunque parezca lo contrario, sino  del conocido síndrome que se apodera de las chicas que asisten a estas celebraciones,  es un síndrome estudiado por sesudos especialistas, que ya sabemos que hay gente pa to y con mucho tiempo libre, se trata del "Síndrome del Príncipe Azul", sí mis queridos lectores, de repente al ver a esa novia guapa, blanca y vaporosa, a ese novio que la mira embelesado, ese exceso de amor que está en el aire y se respira, al escuchar los acordes de la marcha nupcial, o el Ave María, o esa de Aerosmith tan bonita "I don't want to miss a thing", entonces, en ese momento una especie de virus se apodera de ocho de cada diez asistentes femeninas y como síntoma principal aparece el citado síndrome del príncipe azul, todas las féminas empiezan a desear que un caballero de brillante armadura entre en su vida para recorrer juntos una senda feliz, amorosa y armoniosa como ocurre en todos los cuentos de hadas infantiles, y es que además sale la niña que todas llevamos dentro. Por supuesto ese príncipe azul, muy azul, rabiosamente azul diría yo, tiene unas características concretas en el imaginario femenino, a saber: es mucho mejor que el resto de los mortales, dulce, amable, amoroso, valiente, fuerte, estupendo y maravilloso... y dentro de ese mágico mundo de hadas con el que nos acunaron de niñas toda historia siempre tiene un final feliz lleno de perdices ¿Qué no? ahí tenemos todas las navidades en la tele a Julia Roberts y Richard Gere triunfando. Y es que nos pasamos la vida besando a todos los sapos de la charca, que por cierto siguieron siendo sapos después del beso, pero el príncipe llegará, llegará como ocurre en los cuentos, como en "Pretty Woman", como en las telenovelas venezolanas, y entonces sucede... sucede que se dice eso de que "de una boda sale otra boda"... o de una boda sale otra decepción, porque con tanto amor, tanta flor, tanto sentimiento romántico y tanta copa de champán -sobre todo esto último- nos pilla el sapo con la guardia baja y ¡zas! se convierte en caballero de brillante armadura...luego pasa lo que pasa. ¿Y los hombres? bueno, a ellos no les gustan especialmente las bodas, y como ahora tengo mucho tiempo libre yo también he estudiado el caso de los chicos y me he inventado un síndrome al que he bautizado como el "Síndrome de la princesa no prometida", porque ellos son menos románticos que yo, que ya es decir, son un poco Peter Pan todos, no quieren crecer, se resisten al compromiso, a los proyectos en pareja y odian perder su libertad; es más, cuando ven a su amigo el novio radiante piensan menudo pringao, como le han cazao... los tíos sí que van con armadura a las bodas.
 
                   
En línea

VANIO

  • Enviando mis opiniones desde una lettera olivetti 22
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 11
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 1868
  • Pollo pera, el auténtico, no acepte imitaciones
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #1 en: 24 horas »

En mi caso no me gustan las bodas, como bien dices Blancabianca a la mayoría de los hombres este ritual nos produce cierta inquietud, ¿miedo al compromiso? tal vez, en mi caso es más bien fobia a tener que ver a tanta gente que no conozco de nada y esto me produce cierta incomodidad. Por eso apuesto por las bodas a poder ser sencillas y con los invitados más allegados, si es posible mejor no invitar a la prima segunda del cuñado del hermano del novio que vive en Alcantarilla, Murcia. En mis recuerdos más tempranos no se me olvida la boda de mi tía Tomasi, tendría yo cinco años y me pasé parte de la boda gritando: ¡Vivan los novios!, no sé si les haría mucha gracia, pero yo me sentía importante sin saber muy bien lo que decía.
En cuanto al "síndrome del príncipe azul", que quieres que te diga, existir existe, idealizar a un tipo de hombre es una perdida de tiempo, los hombres tenemos muchas imperfecciones, hombres buenos los hay, pero tienen un poco de sobrepeso, son hipocondríacos y a lo peor no saben hacer un huevo frito.
Lo que me realmente me parece ridículo es invitar a una boda a un ex novio/a, hay que tener un poquito de por favor como decía aquel personaje de serie televisiva. En fin ya no me enrollo más, como siempre Blancabianca dando una lección de como se puede escribir sobre cualquier tema de una manera inteligente y amena. Y que luego "escriban" libros la Belén Esteban y compañía.

« última modificación: 24 horas por VANIO »
En línea
No sé poner gifs, :-(

blancabianca

  • Todas las rubias no son tontas, todas las tontas no son rubias.
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 679
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #2 en: 24 horas »

Mi querido Vanio, me encanta esa anécdota de tus cinco años, qué mono!
Pues si, a los chicos no os gustan nada las bodas, vuestro lado romántico es inexistente en la mayoría de los casos. Oye, por supuesto que en príncipe azul suele desteñir en gris después de un tiempo. Así es la vida amigo.
En línea

Cibeles

  • Full Member
  • ***
  • Karma: 2
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 219
  • Detente, instante, ¡eres tan bello!
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #3 en: 24 horas »

Hola, Blanca; hola, Vanio.

Entro al trapo con el tema de las bodas.

Es cierto, Blanca, que cuando se asiste a la boda de una amiga, siempre se piensa en un príncipe azul, un hombre maravillosísimo que ha de colmar nuestros sueños más románticos. Si, al cabo de un cierto tiempo, ves a tu amiga con cara triste, piensas que ha tenido mala suerte, que no ha sabido elegir, que... ¡Pero que nos digan que no existe un príncipe azul es como si nos dicen que los tiburones no saben nadar!: algo impensable.

La verdad es que en algunas bodas me he divertido algo; en otras bastante, y en la mayoría me he aburrido, porque eso de estar todo el rato sonriendo porque queda feo estar seria siquiera dos minutos, es un latazo. Y si encima tienes que bailar con alguien que te pisa, y seguir sonriendo, un martirio chino.

Pero..., entre las bodas en las que me he divertido de verdad, contaré la de una amiga, pero amiga, ¿eh?, no amiga de las que te despellejan.

El novio dio una despedida de soltero; versión oficial: cena con unos amigos. Versión extraoficial: lo siento, no la conozco, ni creo que mi amiga se haya enterado de la verdad.

La novia dio una despedida de soltera. Versión oficial y real: ver su casa y después ir de copas, pero a mediodía, por el Madrid de los Austrias, pura diversión. Íbamos 13 chicas. La primera copa llevó un aperitivo fuerte; el resto, nada de comer (ni ganas, claro). Resultado: que nos cogimos todas una curda de campeonato. Porque lo gracioso es que cuando entrábamos en algún mesón o tasca, una de ella siempre lanzaba un "¡Viva la novia!", con lo cual estábamos invitadas (la novia se negó a que aclarásemos quién era). Un "cortito" por aquí; un vermut por allá... Pasó que tenía que pasar.

Yo vivía muy cerca, con lo cual llegué a mi casa pensando que "por qué bailaba la calle de esa forma". Pero algunas vivían lejos... No sé cómo acertarían a llegar. Eso sí: dormí como un tronco durante no sé cuánto tiempo. La novia, que tenía que llevar las cosas más personales a su nueva casa, decidió que lo primero era dormir la mona. Toda la tarde soñando con los angelitos.

Sí puedo asegurar que esa boda, que se celebró al día siguiente, fue genial. Y... la novia encontró un príncipe, si no azulón, al menos aguamarina.

Una solución draconiana para una ex a la que invita el antiguo novio, que, naturalmente, se va a casar con otra: Siempre hay soluciones, el caso es no ponerse nerviosa.

Ese chico ex-maravilloso te envía la invitación de boda (o pretende dártela en mano, que tiene más morbo). ¿Enfadarse? ¡Huy, qué va, eso no se estila!. La invitación va exclusivamente para la ex-novia; ella la recibe con carita sonriente y se presenta en esa boda acompañada de alguien que físicamente es más guapo, más atractivo, más elegante que el ex , y ahora novio y protagonista de la boda actual. Puede ser inteligente o no, eso es lo de menos, en una boda no se va a hablar de Aristóteles.

¿Qué cara de vinagre se le puede poner al novio, viendo a su ex acompañada por un chavea con quien él, físicamente, no puede competir, y al que, además, no se le había invitado...?

Donde las dan...

En línea

el yanqui de Atocha

  • Full Member
  • ***
  • Karma: 5
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 178
  • Emigrante, pero no ignorante
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #4 en: 24 horas »

Por supuesto ese príncipe azul, muy azul, rabiosamente azul diría yo, tiene unas características concretas en el imaginario femenino, a saber: es mucho mejor que el resto de los mortales, dulce, amable, amoroso, valiente, fuerte, estupendo y maravilloso... y dentro de ese mágico mundo de hadas con el que nos acunaron de niñas toda historia siempre tiene un final feliz lleno de perdices ¿Qué no?

Mi querida Blancanieves, nunca, never never, alguien me había descrito tan perfectamente como lo has hecho tú y eso que no me has visto ni en pintura, eso si, hace 51 años, ese Príncipe Azul era pobre, ahora, un poco menos, con menos pelo, más barriga y más viejo, pero mi novia me dijo el otro dia que habia sido el mejor, pues como voy a escribir mi testamento quiero hacerme el ADN con mis hijos, me explicó que si me ha aguantado durante 50 años que confie en ella y yo me pregunto: si he sido el mejor y ninguno de mis hij@s se parece a mi, por que soy el mejor?

Me lo puedes explicar, mi querida Blancanieves? "Love is on the air" in California every day
En línea

yuhoo

  • Full Member
  • ***
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 177
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #5 en: 24 horas »

Yo creo que eso de que a los hombres no les gustan las bodas, si que es un cuento. Queda de muy "machote" ir vendiendo que lo mas guay es no dejarse pillar. Pero en el fondo, lo unico que desean en su fuero más interno, es encontrar una mujer que le dé todo el amor del mundo, sentirse imprescindible, ser el caballero andante de su Dulcinea..... Pero ir vendiendo que son los mas duros eel mundo....ya está pasado de moda.  El tema está en que lo que realmente no les gusta es tener que ponerse de traje, con la incomoda corbata y todo lo que conlleva asistir a una boda. Como si a nosotras nos encantara pasar un dolor de pies horroroso......
En línea

blancabianca

  • Todas las rubias no son tontas, todas las tontas no son rubias.
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 679
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #6 en: 24 horas »

Mi querida Cibeles, en primer lugar pedirte disculpas por el retraso en la contestación, lo he intentado un par de veces pero parece que la página no estaba muy bien pues, al menos desde el móvil, se evaporaba una y otra vez y me resultó imposible.
Estupenda esa despedida de soltera de una amiga-amiga, yo he vivido alguna parecida, y esas bodas de nuestras mejores amigas siempre son maravillosas, las vivimos casi con la misma emoción que la novia... Casi.
Asistir a la boda de un ex? Bueno, nunca me he visto en el trance, pero seguro que asistiría... Estupenda y fantástica de la muerte dentro de mis limitadas posibilidades, natura ya sabes, y diciendo fastídiate!!!
Besos
En línea

blancabianca

  • Todas las rubias no son tontas, todas las tontas no son rubias.
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 679
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #7 en: 24 horas »

Mi estimado boss de California, yo te explico rápidamente lo de tus hijos: se llama selección natural, tu novia es más guapa y la genética siempre mejora... La eligio a ella.
Ya está
En línea

blancabianca

  • Todas las rubias no son tontas, todas las tontas no son rubias.
  • Moderator
  • Hero Member
  • *****
  • Karma: 6
  • Desconectado Desconectado
  • Mensajes: 679
Re:EL SÍNDROME DEL PRÍNCIPE AZUL. 4/11/2015
« Respuesta #8 en: 24 horas »

Hola yuhoo! Que alegría verte de nuevo por aquí!
Bueno a los hombres las bodas como que no les entusiasman, eso no quita para que en el fondo busquen casi con más ahínco que las mujeres su princesa prometida, pero ellos románticos como que no. Además no saben apreciar el delicado trabajo del encaje de guipur del taje de la novia, ni la preciosa combinación de flores silvestres del ramo. Vamos que no lo disfrutan como nosotras!
Un beso
En línea