Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Noticias Nacionales / Re:PODEMOS, O LA REVOLUCION CASTRISTA EN ESPAÑA
« Último mensaje por Brotes en Ayer a las 07:27 pm »
La renuncia de Iglesias le deja sin aforamiento frente al horizonte judicial de Podemos
05.05.2021.-

Dina es la auténtica espada de Damocles, aunque hay una derivada de Neurona que le señala directamente.

La renuncia de Pablo Iglesias a todos sus cargos lo es también al aforamiento propio de los mismos. El exvicepresidente del Gobierno sólo respondía ante el Supremo en aquella calidad y lo habría hecho ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid de haber querido sentarse en el banquillo de la oposición, pero a partir de ahora, es un ciudadano como otro cualquiera y puede acabar investigado por una instancia ordinaria. Los ojos ahora mismo están puestos en la Audiencia Nacional.

La principal espada de Damocles sobre Iglesias se llama Dina. Es el nombre de pila de la que fue su asesora, Dina Bousselham, y también el de la pieza separada número 10 de la macrocausa sobre Villarejo que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción número 6, donde las cartas llevan tiempo sobre la mesa.

El juez Manuel García Castellón aprecia indicios de que pudo cometer un delito de revelación de secretos y otro de daños informáticos, además de un tercero de denuncia falsa, en todo lo que rodeó la tarjeta del móvil que le robaron a ella, que acabó copiada entre los archivos del comisario y que en paralelo, pasó por sus manos. Se la devolvió al cabo de varios meses y según ella declaró reiteradamente antes de matizarse, para entonces ya no funcionaba.

De todo ello dio cuenta el juez a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que rechazó la exposición razonada por la que pedía su imputación y le pidió que practicase más diligencias para apuntalar esos indicios, sobre todo a la hora de esclarecer si el daño a la tarjeta fue o no intencionado, y lo volviese a pedir si después de hacerlo, seguía pensando que había que imputarle.

Es en esa fase en la que está ahora la causa. El juez acordó, en línea con el Supremo, entregar de nuevo la tarjeta de Bousselham a las fuerzas policiales, que tienen venia para practicar un análisis exahustivo que acabará con su destrucción y que busca esclarecer cuándo, cómo y por qué esa tarjeta dejó de funcionar. No es tarea sencilla. En cualquier caso, al informe aún le quedan varias semanas para ver la luz.
Cuando llegue ese informe, será el momento de dar el siguiente paso, que siguiendo lo pautado por el Supremo sería llamar a Bousselham y que exponga sin ambages qué quiere hacer al respecto: acusar o perdonar la revelación de secretos.

El daño informático, si se acredita que fue deliberado, puede perseguirse de oficio. La cuestión es que en este punto, el juez ya no tiene que volver a llamar a la puerta de la Sala Segunda del Supremo: podría citar a Iglesias como investigado, cosa que no se descarta en absoluto.

Neurona y derivadas
Sin embargo, no es el único asunto que toca a Podemos en los tribunales. El nombre de Pablo Iglesias no ha sonado en el conocido como caso Neurona, sobre la contratación con dinero electoral de una consultora homónima y por la que el partido está investigado por un presunto delito electoral y/o de financiación irregular. La clave es que de esa causa han nacido otras tres y dos, al menos a priori, le podrían salpicar.

La primera está en el juzgado de Instrucción número 1 de Madrid, adonde recayó la denuncia de la exabogada de Podemos Mónica Carmona en relación a algo más de 7.700 euros en costas judiciales que según afirmó, se podría haber quedado Pablo Iglesias tras ganar un juicio aunque su defensa y los gastos derivados de la misma, los había asumido Podemos.

La segunda se encuentra en el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid y es la relativa al presunto uso de una empleada de Podemos como niñera de la primera hija que Iglesias tuvo con la ahora ministra de Igualdad, Irene Montero. El juez ha abierto causa por un presunto delito de administración desleal y al aún líder de Podemos no se le menciona en el auto. Él era secretario General del partido donde esa empleada, María Teresa Arévalo, trabajaba; y vicepresidente del Gobierno donde Montero la nombró jefa de gabinete adjunta en su ministerio.
Isabel Vega.
2
Noticias Nacionales / Re:PSOE
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
El espectáculo de una izquierda desesperada
27.04.2021.-

El ministro del Interior debió dimitir hace mucho: ha demostrado no saber estar a la altura que exige su cargo.

El clima previo de crispación que ya estaba instalado en la política española desde que el PSOE decidió formar gobierno de la mano de populistas e independentistas preludiaba una campaña electoral dura en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, los hechos que están sucediendo y el cruce continuo de descalificaciones rebasan todas las expectativas.
 La radicalización, que solo beneficia a los extremos, está quebrando una contienda marcada por la estrategia de tensión de la izquierda a raíz de las amenazas denunciadas por varios cargos públicos. La ministra de Industria, Reyes Maroto, denunció ayer la recepción -pose incluida con la foto ante el Congreso- de un sobre con una navaja ensangrentada. La violencia y la intimidación son incompatibles con la democracia, aunque la rápida identificación del autor de la amenaza -un individuo diagnosticado de esquizofrenia- permite excluir las hipótesis que apuntaban a motivaciones ideológicas. En estos casos, lo responsable es eludir la tentación de obtener un rédito político.

 Es lo que hizo Rajoy antes de las generales de diciembre de 2015 después de sufrir una agresión en la calle. Y es justo lo que no están haciendo ni el PSOE ni otras fuerzas de la izquierda, dispuestas a explotar amenazas marginales en aras de un cálculo partidista desesperado.

En cuanto a los sobres con munición para el ministro del Interior, el secretario general de Podemos y la directora de la Guardia Civil, los datos disponibles apuntan a un fallo en los servicios de detección de Correos. También se sabe ya que los servicios de seguridad de Interior erraron: las balas para Marlaska llegaron hasta su secretaría en la sede del ministerio. La obligación del Gobierno es investigar a fondo esta cadena de errores y depurar responsabilidades, de ahí que la personación de Vox tenga sentido.
Pero es infame que la izquierda lo aproveche con fines electoralistas. Iglesias afirmó ayer que «el fascismo forma parte del programa de Ayuso». No sorprenden tales exabruptos en quien ha hecho del insulto un instrumento de agitación perenne. Lo que resulta especialmente reprobable es que Gabilondo, a las órdenes de la mercadotecnia de Moncloa, se eche en brazos de la radicalidad y defienda los cordones sanitarios.

Todos los sondeos, salvo el CIS de Tezanos, auguran una victoria clara de Ayuso. El PSOE se está aferrando a una rendija miserable para alentar la movilización al precio de intensificar la polarización, quebrar la convivencia y degradar las instituciones. Máxime si quien contribuye a ello es la propia directora de la Guardia Civil o Marlaska, que en un mitin tachó al PP de "organización criminal". El ministro del Interior debió dimitir hace mucho: ha demostrado no saber estar a la altura que exige su cargo.

El 4-M no se elige entre democracia o fascismo, como torticeramente plantea la izquierda. Los madrileños merecen una campaña centrada en asuntos relevantes, como la pandemia, la crisis o los modelos fiscal y educativo. Lo contrario no hará más que cebar la pugna entre extremos que se retroalimentan sembrando el discurso del odio.
Elmundo
3
Noticias Nacionales / Re:PSOE
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
Crispación y sobreactuación
26.04.2021.-

La izquierda se apropia de la amenaza de modo partidista y torticero, de tal manera que solo el amenazado es un demócrata, y el resto, un violento fascista, un ultra o un insolidario

Una vez más, y son innumerables desde la aciaga campaña de 2004, la izquierda está recurriendo a la crispación extrema y a la sobreactuación de su victimismo para convulsionar las urnas de forma desesperada. Es una práctica conocida. Cada vez que unas elecciones le van a ser adversas, pone en marcha una campaña drástica de deslegitimación de la democracia, y si sus partidos no ganan, los votos no valen porque carecen de su marchamo moral. Y todo, por la sencilla razón de que ellos encarnan la libertad y la democracia, y el resto es solo un reducto fascista al que criminalizar. No puede decirse que esta estrategia no le dé réditos.

Por eso la resucita ahora, apelando a un voto emocional con técnicas radicales de agitación para convertir las urnas en una elección entre ultraderecha y democracia, en contraste con el lema de Díaz Ayuso para optar entre comunismo y libertad. Eslóganes aparte, lo que se dirime es si esta vez fallarán los mantras de las ‘alertas antifascistas’ o los ‘cordones sanitarios’.

Solo desde una necesidad perentoria de crispación se entiende que el ministro del Interior frivolice de manera tan burda la realidad llamando al PP «organización criminal». O que Podemos excite la ira diciendo que los derechistas son «nazis a cara descubierta». Igual ocurre con la sobreactuación de Pablo Iglesias, con la carencia de escrúpulos de la directora de la Guardia Civil exhibiéndose en mítines del PSOE, con la atrabiliaria campaña de Ángel Gabilondo, o con la opacidad sobre el extraño envío de cartas amenazantes de muerte.

La ‘alerta antifascista’ está de nuevo recreada, como lo están el discurso del miedo, los dejes totalitarios de Pedro Sánchez, o la apología de una violencia que es justificable si proviene de la izquierda, pero peligrosa si llega de la derecha. En España no existe el fascismo, y bien lo saben. Pero se trata de exaltarlo artificialmente para alterar la convivencia, y si para ello hay que inventar acusaciones contra el PP o Vox sin pruebas, la izquierda lo hace sin sonrojarse. No es la derecha violenta quien envió una navaja ensangrentada a la ministra Reyes Maroto, sino un enfermo mental.

Pero todo vale para la izquierda si de lo que se trata es de convertir las amenazas en un icono de campaña para reivindicar dignidad política. Se apropian de la amenaza de modo torticero -así lo hizo Maroto posando con una imagen de la navaja-, de tal modo que solo el amenazado es un demócrata indefenso, y el no amenazado, un ultra violento. Decir, como dijo Maroto sin evidencias, que «los demócratas estamos amenazados de muerte si no paramos a Vox» es un desahogo impropio de una demócrata. Pero con tanta teatralización, se ridiculizan a sí mismos.

Naturalmente, son condenables las amenazas, vengan de donde vengan, y las cometa quien las cometa, sin matices. Pero el argumento es menos creíble si quien lo usa se fotografía con Arnaldo Otegui, lo defiende como «hombre de paz», o le invita a integrarse en la «dirección del Estado». Olvidan las balas que recibieron en sobres muchos periodistas, también de ABC, o políticos como la difunta Rita Barberá.

No hay una violencia en nombre de la libertad y otra diferente en nombre del fascismo, pero es lo que quieren hacer creer obviando cuánto mataban las balas que Otegui defendía. La memoria de Iglesias es corta. O cínica. Olvida las apelaciones de Podemos a la guillotina contra la Familia Real, la cal viva en el Congreso, las agresiones de ‘jarabe democrático’ a la derecha, la defensa de las piedras de Vallecas contra Vox…
 La izquierda va a generar una convulsión irrespirable en lo que resta de campaña. Es la esencia de este socialismo venido a menos y de este populismo hiperventilado.
abc.
4
En defensa de Carlos Herrera: Podemos es sólo odio y miedo
13.04.2021.-

Podemos ha convertido en habitual el señalamiento de periodistas que no comulgan con sus postulados. Esta vez le ha tocado a Carlos Herrera, pero no es el primero ni será el último.

Los comunistas, y entre ellos los podemitas, odian la libertad y el pluralismo. Llaman “fascista” a todo periodista, político o escritor, incluso a la mayoría absoluta de madrileños que no comulga con sus ideas. Basan su política en el insulto y en la creación de un clima violento, y quizá de ahí venga el ataque a los asistentes a un mitin de Vox en Vallecas.

El partido de Pablo Iglesias es una formación inútil para el gobierno, la libertad y el progreso, pero provechosa para el estudio del nuevo totalitarismo. No hace falta remontarse a su historia de purgas y ninguneos, de alianzas antidemocráticas y mentiras, a su odio calculado y falsedad.

Es suficiente un simple análisis del último mes, del dedicado a que su líder esconda su fracaso político nacional presentándose a las elecciones madrileñas del 4-M.

El totalitario es victimista, y más si es populista como Iglesias. La base de su discurso es decir que “el régimen” está contra él, desde los medios de comunicación al Estado, las instituciones o el IBEX 35.

El totalitario, y ahí tenemos al líder de Podemos, pretende trasladar a la ciudadanía una paranoia persecutoria que forma parte de la supuesta grandeza de su proyecto político. Su plan de “hacer patria” es, a su entender, tan justo y benéfico que las “cloacas” y la “casta” orquestan campañas para impedir su expresión o acceso al poder.

Podemos apela a dos emociones básicas: el odio y el miedo. De ahí que cuando los podemitas no tienen un conflicto, que siempre buscan y desean, lo inventan.

No hay más que oír cualquier discurso de sus dirigentes de Podemos desde 2014. Es pura violencia verbal y gestual. Esto es típico del totalitario: no piensa en el bien general, ni en gobernar para todos, sino en liquidar al enemigo. Vive en una lógica binaria destructiva.

Por eso su paso por el Ejecutivo ha sido una calamidad. Esta ha sido la gran desgracia de España en esta crisis: que los peores estén en el Gobierno en el momento más delicado.

El comunismo populista de Pablo Iglesias desea controlar la información porque la concibe como propaganda para falsificar la realidad y dominar las conciencias. Los ataques a Carlos Herrera, realizados desde hace mucho tiempo, como a otros periodistas y directores de medios, son una muestra de su intolerancia a la libertad.

Ninguna dictadura ni sus defensores pueden sobrevivir si no logran convencer a la mayoría, de ahí la agresividad de los podemitas hacia los medios y periodistas que no se comportan como altavoces de sus consignas y de su relato.

Por eso Podemos basa su discurso en la exageración y la mentira, y utiliza siempre el doble rasero moral, ya sea para una cuestión judicial como la imputación, o una personal como el patrimonio inmobiliario.

Ante el totalitarismo que representan Iglesias y los suyos es necesaria la responsabilidad individual del que ama la libertad. Y es aquí donde un periodista y un analista se la juegan, como se ha visto con Carlos Herrera. Se trata de ser incómodo o de agachar la cabeza ante el rodillo totalitario.

Es imposible callarse cuando Podemos dice que defiende los derechos humanos, pero venera a las dictaduras caribeñas y es amigo de los terroristas de ETA.

No es decente tampoco mirar hacia otro lado cuando los podemitas se aporrean el pecho en defensa de “la mujer”, pero son el partido más machista de España, aplauden a Irán, y censuran a las feministas de otros partidos tanto como a las mujeres que no son de izquierdas.

Es hipocresía asentir cuando los podemitas sostienen que “el régimen” no les deja repartir la riqueza, y se sabe que pertenecen al 3,5% de españoles que cobra del erario público entre 60.000 y 150.000 euros al año.

Es una vergüenza no saltar cuando quien se atribuye la representación exclusiva de los trabajadores confiesa a Susanna Griso que "sólo un cretino se sentiría bien cuando tiene mucho trabajo".

No es coherente aceptar que Podemos defiende la democracia pero que es justo llamar a rodear el Congreso en la investidura de Mariano Rajoy y decretar una “alerta antifascista” en Andalucía porque la derecha gana las elecciones.

Es una mentira decir que los podemitas son pacíficos cuando alientan la violencia callejera por el encarcelamiento de Pablo Hasél, defienden a los agresores de los guardias civiles y sus novias en Alsasua, llaman “jarabe democrático” a los escraches a peligrosísimas ultraderechistas como Cristina Cifuentes y Soraya Sáenz de Santamaría, o justifican que se impida por la fuerza a un partido democrático de derechas dar un mitin en Vallecas.

Acabarán desapareciendo por el pulso de las urnas, pero no hay que callarse. Ni un segundo.

Jorge Vilches es profesor de Historia del Pensamiento en la Universidad Complutense y autor del libro 'La tentación totalitaria'.
5
Noticias Nacionales / Re:ANDALUCIA
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
La cooperación como coartada para financiar sueldos de cargos de IU en Sevilla
11.04.2021.-

El Ayuntamiento de Sevilla utilizó desvió fondos destinados a la ayuda humanitaria para pagar viajes y nóminas en tiempos del gobierno de Sánchez Monteseirín. EL MUNDO llegó hasta Colombia para comprobar que los proyectos no se ejecutaban

Una planta para la gestión de residuos en Varadero, una incineradora para el cementerio de Colón en La Habana o un plan de apoyo a 42 familias campesinas en la aldea de Puerto Brasil en Colombia. Estos son algunos de los proyectos que la Fundación DeSevilla pretendía supuestamente financiar con fondos públicos del Ayuntamiento de Sevilla. Pero ninguno de ellos se ejecutó. O al menos no con el dinero que el Consistorio llegó a pagarle a la fundación, gestionada por IU en tiempos de la coalición con el PSOE que presidía el alcalde Alfredo Sánchez Monteserín.

Una sentencia conocida esta semana considera probado que la fundación municipal se gastó sistemáticamente los fondos que recibía en pagar los sueldos y viajes de sus trabajadores y en financiar actividades del entorno político de sus gestores que nada tenían que ver con el fin humanitario que supuestamente perseguía la entidad. La cooperación internacional fue solo la coartada para la financiación de la organización, que llegó a tener casi una treintena de trabajadores y que IU convirtió, mientras gobernó en Sevilla, en un instrumento político y financiero al servicio de sus dirigentes.

Solo el que fue gerente de la fundación, Miguel López de Adán, ha resultado condenado a un año de prisión y a una multa de 742.500 euros por un delito de fraude en subvenciones. Durante el proceso llegaron a estar imputados también los delegados municipales que estaban por encima del gerente, es decir, el que fuera responsable de Economía en el Ayuntamiento, Carlos Vázquez, y también el ex primer teniente de alcalde Antonio Rodrigo Torrijos (ambos de IU). Pero la Fiscalía Anticorrupción acabó retirando la acusación contra ambos en una decisión que la sentencia cuestiona de alguna manera. Igualmente, el Ayuntamiento de Sevilla, que fue el perjudicado por el desvío de los fondos, se retiró como acusación particular cuando accedió a la Alcaldía Juan Espadas, lo que ha podido dificultar igualmente ir más allá en la depuración de responsabilidades penales.

Además, el juez ha tenido en cuenta las dilaciones indebidas que ha sufrido el proceso, ajenas al acusado, por lo que la condena de un año es la menor que cabía imponer en función del delito cometido. La sentencia puede ser recurrida ante la Audiencia de Sevilla.

El titular del Juzgado de lo Penal número 11 de Sevilla, Joaquín Yust Escobar, lamenta en varios puntos de la sentencia que los hechos que finalmente llegaron a juicio fueran solo los derivados de un paquete de ayudas, concretamente el que respondía al expediente 98/08, pese a que, de los informes periciales y del propio testimonio del acusado se desprende que las prácticas irregulares observadas en la gestión de estos proyectos eran las mismas que se utilizaban para tramitar y ejecutar otras subvenciones anteriores.

En el expediente 98/08 se incluían 13 proyectos humanitarios. Las objeciones del interventor municipal al pago de las ayudas, ya que la Fundación no había justificado otras adjudicadas anteriormente, llevaron a la entidad a renunciar a la subvención, aunque previamente ya se había gastado los fondos equivalentes y el Ayuntamiento, de nuevo ignorando los avisos del interventor, le concedió un aval para tapar el agujero financiero. Esa "mecánica de funcionamiento" respecto de las subvenciones recibidas entre los años 2007 a 2010 se repitió "a pesar de los obstáculos que formulaba el Interventor", "resultando aprobados en el seno de la Junta de Gobierno como consecuencia de la propuesta del Teniente de Alcalde y Concejal de Relaciones Institucionales [Rodrigo Torrijos] y que culminaron en un agujero financiero de millón y medio de euros".

Dice la sentencia que el ingreso recibido en la fundación por parte del Ayuntamiento de Sevilla "regó de liquidez las arcas de la Fundación permitiendo, no el desarrollo del proyecto, sino la subsistencia de los puestos de trabajo mediante el abono de nóminas y pagos a la Seguridad Social". Entre los gastos que sí se abonaron están los correspondientes a un viaje a Cuba de varios dirigentes de CCOO.

En relación a uno de los proyectos supuestamente financiados por la fundación, el de la construcción de un incinerador, el proceso utilizado describe, según el juez, "un actuar más propio del mundo circense que del desarrollo de una actividad pública municipal destinada a la cooperación internacional". "El abono en mano del incinerador en fechas en las que la subvención, no solo no había sido concedida, sino que el convenio todavía no se había suscrito, pone a las claras y anunciaba la mecánica de trabajo".

El juez considera probado que prácticamente la mitad del dinero recibido, y que constituía el 75% de la subvención -de un total de 990.000 euros-, se destinó a fines diferentes al objeto de la ayuda. El juez dice que no existía una contabilidad analítica en la Fundación DeSevilla ni nada parecido a controles externos en los ejercicios analizados, de 2008 a 2011. Así lo pusieron en evidencia las auditorías que se realizaban año tras año de sus cuentas. En su sentencia, el juez define la documentación aportada por la fundación como "ingente, desordenada e insalubre".

"AQUÍ NO HA LLEGADO NADA"
Una de las ayudas gestionadas por la Fundación DeSevilla tenía teóricamente por destino un grupo de 42 familias campesinas en Puerto Brasil (Colombia) a través de la ong Redvivir, vinculada a un dirigente comunista del país, Javier Cedano. EL MUNDO investigó el destino de los fondos y su corresponsal en la zona, Salud Hernández Mora, contactó con los supuestos beneficiarios, que mostraron su sorpresa por las preguntas de la periodista y negaron haber recibido dinero alguno: "¿Nadie vino a hablarles de una subvención de España de unos doscientos cuarenta millones de pesos para el 'Fortalecimiento organizativo y productivo de 42 familias campesinas de Puerto Brasil, afectados por la violencia política y social'?, insistió. «Nos vendrían muy bien, pero lo único español que llegó hasta acá es usted», respondió Evelio Ortiz, el enlace de los habitantes de la aldea -donde nació- con el Ayuntamiento de Herveo, en el departamento del Tolima, en el centro del país. El Ayuntamiento de Sevilla corrigió entonces a EL MUNDO, afirmando que el periódico se había equivocado de aldea, y localizó la población objeto de la ayuda en Viotá, municipio del departamento de Cundinamarca. La corresponsal volvió a comprobar la información facilitada y contactó con el alcalde del municipio, Eduardo Moreno Peña, que tampoco tenía ni idea de los fondos españoles: "Se me hace muy extraño que vengan a invertir una cantidad de esa magnitud y en la Alcaldía no sepamos nada».

IU MULTIPLICÓ POR 12 LAS SUBVENCIONES A LA FUNDACIÓN DESEVILLA
La Fundación DeSevilla nació en el año 2005 con el objetivo de desarrollar proyectos de cooperación internacional cuya vía de financiación era, principalmente, las subvenciones que recibía del Ayuntamiento de Sevilla. Sin embargo, a partir de 2007, cuando IU asume su gestión tras renovar el pacto de gobierno con el PSOE, la concesión de estas ayudas y el importe de las mismas se «incrementan sustancialmente». De hecho, desde 2007 a 2011, estas subvenciones se multiplicaron por 12.
Así se desprende del informe pericial elaborado por la empresa KPMG Asesores SL para el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla que investigó las irregularidades.
Según este estudio, la fundación pasó de recibir ayudas en 2007 por valor de 172.261 euros a 2.120.782 euros en 2010.

En junio de 2011, el PP se hizo con la Alcaldía de Sevilla y liquidó la entidad que para entonces ya esta bajo sospecha.
6
Noticias Nacionales / Re:CATALUÑA
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
El separatismo catalán pacta volver dentro de dos años a un periodo insurreccional
11.04.2021.-

ERC, JxCat y la CUP coinciden en abandonar en dos años la negociación con el Gobierno y reactivar la vía unilateral si no hay acuerdo para un nuevo referéndum con el Gobierno de la Nación.

Pese a las notorias diferencias que exhiben las fuerzas separatistas y que, por el momento, impiden la investidura de Pere Aragonès y la formación de Gobierno, existe un punto de acuerdo entre ellas: todas coinciden en señalar 2023 como el año en el que expira la negociación con el Estado para hallar una salida pactada al «conflicto». A partir de entonces, sostienen con matices, deberá redefinirse la hoja de ruta y privilegiar el regreso hacia la vía unilateral si el Gobierno de Pedro Sánchez no ha allanado antes el camino hacia la celebración de referéndum de autodeterminación pactado y homologable internacionalmente.

Fue la CUP la que condicionó el guión finalmente asumido por ERC y JxCat al incorporar en su programa electoral la celebración de una nueva votación secesionista en 2023. Tras doblar diputados y convertirse en determinante para la gobernabilidad de Cataluña, los antisistema lograron que Aragonès aceptara revisar su apuesta por la vía dialogada en dos años, bajo amenaza de tumbarlo en una cuestión de confianza que el republicano ha acordado celebrar precisamente en esa fecha, en el ecuador del mandato. El pacto de gobernabilidad que la CUP y ERC rubricaron así lo establece y, en caso de que el candidato republicano acabe convertido en president, a los radicales no les temblará el pulso para reclamar su estricto cumplimiento, como ya han advertido.

Aun siendo partidaria de enterrar ya la mesa de negociación con el Gobierno de Pedro Sánchez, JxCat ha ofrecido a ERC mantenerla con vida hasta 2023 siempre que la formación presidida por Oriol Junqueras acepte entregar el control del procés a Carles Puigdemont y su Consell per la República. Es decir, a cambio de no dinamitar ya el foro de diálogo sobre el que reposa la apuesta negociadora de los republicanos, los neoconvergentes exigen que el prófugo pueda ir desarrollando desde Waterloo una nueva tentativa unilateral para culminar la independencia de Cataluña. «Cuando el Estado nos vuelva a negar la autodeterminación, hay que tener listo un plan para hacer efectivo el mandato del 1-O», sostienen fuentes de JxCat.
El regreso a la vía unilateral fue un compromiso adquirido por Laura Borràs durante la campaña electoral a pesar de carecer de una estrategia para cumplir con lo prometido a su parroquia tras el 14-F. Disponer de dos años para esbozar un nuevo proyecto insurreccional mientras desgastan a ERC e intentar recuperar la Generalitat en unas elecciones anticipadas es un horizonte que seduce a los cuadros puigdemonistas.

ERC no se encuentra en disposición de negar a la CUP y JxCat el estudio de la vuelta a la vía unilateral. Y no sólo por la manifiesta debilidad demostrada por Aragonès tras caer en las dos primeras votaciones de investidura, sino porque la ponencia política de los republicanos contempla la vía unilateral. «Aunque nuestra prioridad es la vía acordada, no podemos descartar nunca la vía de volverlo a hacer», reza el manual.

«Siempre hemos dicho que la paciencia con el Estado no puede ser eterna. Ése es el compromiso», recuerdan fuentes del partido liderado por Oriol Junqueras, quienes asumen de antemano que los frutos de la mesa de negociación no saciarán a la CUP ni a JxCat, pero necesitan defender que han agotado la negociación antes de lanzar un nuevo órdago contra la unidad estatal.
Los republicanos dan por bueno realizar esa revisión de la estrategia separatista en 2023, coincidiendo también con el final de la legislatura nacional.

Sólo discrepa ERC en el modo de urdir el siguiente envite secesionista. En lugar de entregar las riendas a Puigdemont y su Gobierno paralelo, Junqueras aboga por crear un «órgano colegiado» externo a la Generalitat y con presencia de todos los partidos y actores separatistas que vaya actualizando la hoja de ruta al margen del Govern y fuera del alcance de la Justicia, pero de forma coordinada, no respondiendo únicamente al mando del prófugo. En definitiva, proponen los republicanos emular el sanedrín que en su día impulsó el 1-O y en el que el Govern liderado por Puigdemont y Junqueras se apoyó para urdir los preparativos del referéndum ilegal de 2017. Un estado mayor que sortee la vigilancia del Estado.
VÍCTOR MONDELO @VMondelo
7
Noticias Internacionales / Re:MEXICO
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
La guardia pretoriana de AMLO
10.04.2021.-

¿Por qué AMLO mima a los militares? El presidente de México encontró en las fuerzas armadas un aliado. Las considera parte de su proyecto político personal. Y las premia y protege. ¿Protege su futuro con ellas?

Mientras lees estas líneas, en México un soldado habrá distribuido vacunas, un marino habrá terminado de quitar sargazo del mar Caribe y un oficial vigilará a un grupo de migrantes que avanza para cruzar sin documentos la frontera sur del país. En ocasiones, quizás mate a alguno.

Los militares también aparecen a menudo en las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador. Y por una razón: con AMLO, las fuerzas armadas se han vuelto omnipresentes en la vida diaria de México. La militarización es mayor, incluso, que cuando el derechista Felipe Calderón declaró su guerra al crimen organizado en 2006 o después de que Enrique Peña Nieto mantuviera ese despliegue durante su mandato.
AMLO comprende que la presencia militar hace fuerte a su gobierno, al menos metiendo el susto en el cuerpo de la oposición y la sociedad civil sobre sus intenciones. No es solo que encontrase en ella un aliado para atacar problemas de policías corruptas o burocracias lentas: el presidente está decidido a cobijar a las fuerzas armadas en su proyecto político. AMLO, un nacionalista autoritario que dice ser de izquierda, habla de los soldados como el pueblo uniformado al igual que Hugo Chávez. Su discurso cala profundo en las familias más pobres, donde suele nutrirse la infantería militar.

En la construcción del poder, no siempre se necesita ocupar un cargo para cogobernar y, sin suficiente transparencia o vigilancia legislativa, las fuerzas armadas de México tienen demasiado campo de operación. Lo que el ejército decida hacer depende más de la mayor o menor fe democrática que digan profesar sus generales que de candados y controles institucionales.
No es una imagen tranquilizadora. AMLO ha encontrado en los militares un respaldo inesperado para realizar acciones de seguridad, resolver logística de oficinas civiles del Estado o apuntalar negocios públicos. Y no es una buena idea tener a una organización vertical y opaca con demasiado poder cerca de un presidente con vocación hegemónica, escaso respeto por el disenso, desprecio por los mecanismos de control y empeñado en un ataque sistemático a la prensa independiente. ¿Acaso unos se están convirtiendo en la guardia pretoriana del otro por ambiciones y necesidades mutuas?

Golpes y revoluciones mediante, la presencia militar en la vida cotidiana de América Latina no ha sido, por decir lo menos, saludable. Las dictaduras, el sandinismo devenido en autocracia familiar, el chavismo en Venezuela o los cientos de oficiales investidos como funcionarios por Jair Bolsonaro en Brasil simbolizan —no agotan— el riesgo de tener un cuerpo armado protagonizando la vida política de las naciones.
México no ha tenido golpes militares pero sus ejércitos tienen un lugar privilegiado en el ajedrez institucional. En general, actúan en una suerte de limbo. Ejecutan su presupuesto con muchísima autarquía y mínima supervisión legislativa. La justicia rara vez condena a los soldados y altos oficiales que violan la ley, creando un fuero especial cuasi de facto.

AMLO ha virado en su visión de las fuerzas armadas. Después de prometer que las sacaría de las calles, les otorgó mayor peso político, funcional y económico. Primero creó una Guardia Nacional, civil en el papel pero repleta de soldados; luego les concedió el control de las fronteras y puso un número elevado de exoficiales al frente de las oficinas migratorias de la mitad del país.
También decidió que los militares realicen tareas administrativas como repartir vacunas o alistar hospitales contra la covid. Finalmente, les abrió una ventanilla impensada de negocios. Su gobierno otorgó millones de dólares a la Secretaría de Defensa para que construya y administre un aeropuerto en una instalación militar dirigida por militares. Incluso los protegió de sí mismo: los militares no entraron en el recorte draconiano que la Cuarta Transformación del presidente impuso a casi todas las oficinas federales. Los fondos para las fuerzas armadas no han dejado de crecer. La última decisión de AMLO —conceder al ejército las ganancias del Tren Maya, como sucedió en Chile con el cobre— premia a su aliado armado.
Ciertamente, la relación de AMLO con las fuerzas armadas ha tenido tensiones. Los militares se inquietaron cuando ordenó que liberaran a un hijo de Joaquín Guzmán en Culiacán. Pero el gobierno se ha ocupado por llevarles tranquilidad. Como en pocos asuntos, su gobierno presionó a Estados Unidos por el retorno y liberación del ex secretario de Defensa Salvador Cienfuegos, detenido en Estados Unidos por presuntos vínculos directos con el narco. Comprensible para quien ve a los militares como parte de su proyecto político.
Uniformes caminando una casa de gobierno hieren el sentido común: no es guerra o dictadura. El escenario parece invitar a un llamado recurrente: con oposiciones desprestigiadas, la sociedad civil debe levantar su voz. Discutir la inconveniencia de una organización inútil —los militares no están entrenados para hacer de policías, manejar trenes, aeropuertos, distribuir vacunas, detener migrantes o limpiar las playas— de una omnipresencia incontrolable. Y discutirla políticamente: en América Latina la figura del hombre fuerte es históricamente tentadora y, combinada con una presencia militar politizada, trágica.

Es imprescindible corregir a un presidente que solo parece cómodo si le obedecen sin cuestionarlo. En unos meses serán las elecciones intermedias de México y es probable que el partido de AMLO gane una mayoría legislativa absoluta. Si el presidente lo logra, será difícil que retroceda y saque a los militares de su círculo áulico: se sentirá reivindicado. ¿Reformará luego la Constitución, posará con sus generales detrás? México haría bien en cuestionarse si no está ante el riesgo de un nuevo caudillo que, enamorado de un incomprobable pueblo bueno, decida gobernar abrazando a pretorianos armados.
Diego Fonseca.
8
Elecciones en Ecuador: el caballo de Troya y el futuro de los líderes democráticos
10.04.2021.-

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador, día 11 de Abril, el eje de confrontación es entre democracia y dictadura porque se trata del esfuerzo del grupo dictatorial digitado desde Cuba para recuperar el poder con el candidato Andrés Araúz que es su “caballo de Troya”. Cuando el castrochavismo retoma el poder -como lo prueban hoy Argentina y Bolivia- los líderes políticos son anulados o convertidos en funcionales al régimen, son las primeras víctimas de la restauración dictatorial. Esta elección define si Ecuador continúa en democracia y el futuro de los líderes democráticos.

Repiten en Ecuador la maniobra con que llevaron al poder a Cristina Kirchner en Argentina bajo la imagen de Alberto Fernández y la que les sirvió para devolver el poder a Evo Morales en Bolivia con la impostura de Luis Arce. Buscan retornar con impunidad a Rafael Correa con la presidencia de Andrés Arauz. La candidatura del correísmo castrochavista en Ecuador no es una operación ecuatoriana, no es una acción nacional, es la repetición de una estrategia ya manipulada en Argentina y Ecuador para retomar el poder, dar impunidad sus reos y falsificando una nueva imagen volver al pasado.
Recordemos que la historia del caballo de Troya relatada en la Odisea de Homero y en la Eneida de Virgilio entre otros autores, describe el artilugio, ardid o engaño en forma de un enorme caballo de madera que los aqueos ofrecieron a los troyanos simulando reconocer su victoria y luego que el caballo fue llevado dentro la ciudad fortificada de Troya, en la noche salieron de su interior enemigos que abrieron las puertas de la ciudad permitiendo la entrada del enemigo y la derrota definitiva de Toya.

En Ecuador el “caballo de Troya” del castrochavismo en las elecciones presidenciales es Andrés Arauz como él mismo lo ha confesado en la primera parte de su campaña que hizo con la foto de Rafael Correa y reivindicado acciones, posiciones y métodos del hoy condenado a ocho años de cárcel por corrupción y con múltiples procesos y acusaciones pendientes por innumerables delitos. No hay duda que con Arauz es Correa quien regresa al poder en Ecuador y es el castrochavismo quien retomará control del país. El contenido del caballo de Troya ecuatoriano es dictadura, impunidad, persecuciones políticas, manipulación judicial, liquidación de la democracia.

Lo dramático es que esta es una estrategia de engaño repetida y exitosa para el crimen organizado. El caballo de Troya ya ha sido usado en un periodo tan corto como el de los dos últimos años por el castrochavismo en Argentina con Alberto Fernández/Cristina Kirchner y en Bolivia con Luis Arce/Evo Morales.
En Argentina con Alberto Fernández para que Cristina Fernández de Kirchner sea elegida Vice Presidenta porque Kirchner hubiera perdido las elecciones si era candidata a presidenta. Tenga poder total y plena impunidad, pero además reponga todo el sistema de destrucción institucional para hacer de su país un satélite de las dictaduras castrochavistas poniendo a Argentina en el peligroso destino de Cuba y Venezuela como lo demuestran los hechos en poco mas de un año de gobierno. Para instalar un gobierno que para avanzar en su ejecutoria antidemocrática está listo para perseguir y enjuiciar a los líderes democráticos que ya aparecen constreñidos, amenazados, divididos y listos para ser derrotados.

En Bolivia, Evo Morales renunció en Noviembre de 2019 confesando las falsificaciones y fraude electoral que había cometido en las elecciones de Octubre de ese año, se instaló un gobierno que debió ser de transición presidido por Jeanine Añez y fue un gobierno de continuismo dictatorial que no repuso la “república y la democracia”, llevando el país a elecciones en dictadura. El periodo Añez se caracteriza porque “salió el dictador pero no la dictadura” y llevó a Bolivia a elecciones en Octubre 2020 en las que con colosal fraude electoral el caballo de Troya fue Luis Arce con el que Evo Morales retornó impune y ejerce hoy como “dictador en jefe”.

En Bolivia la dictadura se ejerce en pleno manipulando el poder judicial, falsificando una narrativa para convertir el fraude electoral de 2029 en golpe de estado y demostrando que no existe ningún elemento esencial de la democracia. En menos de seis meses en el poder han garantizado la impunidad de Morales y su grupo criminal, violan los derechos humanos, han encarcelado a la ex presidenta Jeanine Añez y decenas de presos políticos que son ex ministros, miembros de mandos militares y policiales y jóvenes líderes, mientras el régimen recluta como funcionales a los líderes con apoyo popular.

Esto y peor es lo que pasará en Ecuador si Arauz el caballo de Troya del castrochavismo toma la presidencia. La presidencia de Lasso es de interés de todos los líderes democráticos ecuatorianos por su propio futuro. Con Lasso presidente la democracia esta garantizada y con ellas las próximas elecciones libres, el estado de derecho, la libre oposición y la alternancia en el poder. Solo en democracia el Presidente de Ecuador después de Guillermo Lasso podría ser Yaku Pérez, Xavier Hervas o cualquier líder democrático.
Carlos Sánchez Berzáin.
9
Podemos justifica la violencia contra Vox en Vallecas: «Son unos pijos que han ido a provocar»
08.04.2021.-

A través de las redes sociales, miembros del partido de Pablo Iglesias, el mismo, Monedero, Echenique y Errejón, no condenan los ataques y calientan la campaña electoral.

El acto de presentación de campaña de Vox en el barrio de Vallecas en Madrid se presentaba agitado cuando grupos radicales de extrema izquierda publicaron su intención de boicotear el acto, y así fue. Con cuatro detenidos y 21 policías heridos y 14 manifestantes, el mitin se convirtió en piedras volando hacia los miembros del partido de Abascal.

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha criticado este jueves en una entrevista, que diferentes dirigentes políticos, entre ellos el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, hayan justificado que ayer fueran «lapidados a ladrillazos» en el acto de presentación de candidatura que realizaron en Vallecas.

Todos los partidos a través de Twitter mostraron su repulsa ante la violencia, menos Podemos.

Pablo Iglesias no solo no condenó la violencia, sino que justificaba el tiro de piedras y botellazos con la idea de que el partido verde había ido a Vallecas a provocar. «Hoy los ultras de Vox han ido a provocar violencia en Vallecas», escribía el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

«Frente a su odio, su violencia y sus provocaciones: democracia, justicia social y derechos humanos», continuaba en sus redes sociales el exvicepresidente.

La ministra de Igualdad, Irene Montero aseguró que la violencia vivida en Vallecas es la «defensa del barrio frente al racismo del machismo, de la lgtbifobia, del odio al pobre».

También la nueva ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra escribía que la estrategia de Vox en el barrio de Vallecas era «ganar votos» y «extender su odio y su violencia».

En la misma línea se manifestaba el portavoz del partido morado, Pablo Echenique: «Hoy unos pijos han ido a Vallecas a intentar provocar a los vecinos con bravuconadas».

Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos también valoró los incidentes de Vallecas como un intento de Vox de provocar.
Fuente abc
10
Noticias Nacionales / Re:VOX
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
Radicales de izquierda lanzan piedras a Abascal y Monasterio en su mitin de Vallecas
08.04.2021.-

La Policía, desbordada por momentos, intervino para proteger a los simpatizantes del partido Vox

La extrema izquierda cumplió ayer su amenaza al trasladar al barrio de Vallecas un clima de violencia política rara vez visto en una campaña electoral en Madrid.

En la plaza de la Constitución del barrio en el que viviera Pablo Iglesias -ahora residente en un chalé con piscina en la serrana Galapagar- se congregaron centenares de radicales cuyo único objetivo fue impedir que Vox iniciara con normalidad el acto de presentación de su candidatura a las elecciones del 4-M, con Rocío Monasterio a la cabeza, y con la presencia de su líder, Santiago Abascal, en el estrado.

Cinco minutos antes de que comenzara el acto (19.25 h), y con los simpatizantes de Vox fuertemente protegidos por antidisturbios de la Policía Nacional, los radicales de izquierda comenzaron a arrojar piedras, adoquines, latas y botellas. Una lluvia nada democrática contra un simple acto electoral. La guerrilla urbana contra el derecho de reunión política.

«Lástima que no esté ETA»

Por momentos, se vivieron escenas de pánico entre los simpatizantes del partido de Abascal, a los que les separaba el cordón policial (casco, escudo y porra en mano) de la turbamulta que jaleaba contra Vox. Instantes de tensión -creciente y a más- al comprobarse que los radicales podían desbordar el dispositivo de seguridad. Algo que felizmente no sucedió.


Como confesaron a ABC dos manifestantes de extrema izquierda: «Hemos convertido Vallecas en Alsasua». Otro radical de izquierdas se lamentaba: «Una lástima que ya no esté la ETA». Era el espejo violento en el que se veían algunos de los manifestantes. «Este es un barrio obrero» o «es una provocación de la ultraderecha» eran otros de los mantas que espetaban para justificar lo injustificable.

«Vallekas para todas, Vallekas antifa» era una de las pancartas con las que se recibió a Vox en la conocida como Plaza Roja vallecana, donde el ladrillo arde en la tarde abrileña. Roja como el ladrillo visto, y rojo como el mito que Iglesias le concede al barrio. Ladrillos que volaron.
Páginas: [1] 2 3 ... 10