Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Noticias Nacionales / Re:PSOE
« Último mensaje por Brotes en Ayer a las 11:12 am »
Pero, ¿qué es el sanchismo?
25.08.19.-

Con el fracaso de Pedro Sánchez en la investidura se confirma la previsión: "Cuando despertemos, el monstruo de la moción de censura seguirá ahí". El cartero siempre llama dos veces. Ahora el presidente en funciones amenaza al país con nuevas elecciones e intenta anestesiarnos con un cuento. Que parezca un accidente provocado por los otros. Ha metido a España en el Callejón del Gato, en el esperpento que deforma la realidad, como los espejos cóncavos y convexos.

El sanchismo, con la imprescindible cooperación de su coro mediático, se ha convertido en un colectivo político que vive del cambio diario de narración. Es la máscara que lleva en cada momento. Del Open Arms y la política migratoria a la negociación con Iglesias -"socio preferente" o "enemigo de la democracia"-, en todo lo que tocan, nos han habituado a sus continuos cambios de disfraz. Son lo que corresponda según las necesidades de cada día. Sánchez ni negocia ni gobierna, solo interpreta en el escenario.

En La hipocresía política, David Runciman destaca que "el peor de los gobernantes es aquel que no conoce los límites de su propia hipocresía". Y que "en los hipócritas, por serlo, no se puede confiar". El sanchismo, con su desfachatez en los cambios constantes de posición política, se ha convertido en un serio problema para la vida pública. Ha situado al país en un laberinto sin salida. Hasta los que aplaudieron a Sánchez por su "habilidad" en la moción de censura, ese monstruo que, pasadas las vacaciones, seguirá ahí, embarrándolo todo, empiezan a tener dificultades para justificar tanto cambio de máscara.

De la multitud de máscaras que dan vida al sanchismo, me asombra la que utiliza Sánchez para presentarse ahora como el muro contra los independentistas

Conocí al grupo que hoy da vida al sanchismo hace veinte años. Les había reclutado José Blanco, segundo del PSOE, para articular una guardia de pretorianos en toda España. Siempre me parecieron simples charlatanes. Respondían con exactitud a la definición que hace Harry Frankfurt de los bullshitters, manipuladores de la vida política, esos a los que "el hecho de que lo que digan sea verdadero o falso les resulta más bien indiferente". Una forma de entender la actividad política que explica la facilidad del sanchismo para cambiar de opinión. Pero la verdad importa en los asuntos públicos, ya lo creo. Que le pregunten al socialista Octavio Granado, responsable de la Seguridad Social, al que los sanchistas intentan tapar la boca cada vez que advierte sobre la verdad de las cuentas de las pensiones.

De la multitud de máscaras que dan vida al sanchismo, me asombra la que utiliza Sánchez para presentarse ahora como el muro contra los independentistas, la que le sirve para declarar que si depende de ellos para gobernar es porque otros le obligan. Pero, no es que Sánchez amenace con pactar con ellos, es que, desde que el sanchismo existe, no ha hecho otra cosa. No es que se vea obligado a hacerlo, es que ya lo ha hecho una y otra vez. En Baleares, en la Comunidad Valenciana, en el País Vasco, en la Diputación de Barcelona o en decenas de ayuntamientos catalanes. Y sí, también en Navarra, que no es una excepción, pero es un laboratorio perfecto para ver cómo el sanchismo pide el voto para la izquierda, pero lo utiliza para fortalecer soberanismos contra España.

En las últimas elecciones los navarros castigaron con contundencia al gobierno cuatripartito dominado por PNV y Bildu. Pero, gracias al acuerdo del PSOE con los nacionalistas derrotados en las urnas, el sanchismo navarro les salva, a ellos y a las políticas que quieren imponer en Navarra: expulsión de la Guardia Civil -es decir, de España- euskaldunización a la fuerza y exhibición de la ikurriña. Perdieron en las urnas, pero los sanchistas les han reflotado. Sanchismo en estado puro.

¿Cómo defender la lengua materna de la gran mayoría de ciudadanos en Baleares o en el País Vasco si el Gobierno de la Nación se inhibe?

¿No siempre? Hemos leído: "El gobierno de Sánchez lleva a la Fiscalía los homenajes a etarras excarcelados". Bonita máscara. Serían creíbles, él y Urkullu, si los delegados del Gobierno en Navarra y País Vasco hubieran aplicado la Ley de Protección de las Víctimas del Terrorismo para impedir esa exaltación de los terroristas, organizada por Bildu, los "testaferros de ETA". Pero todo se limita a decirle a Otegui, el de los 250 homenajes pendientes, que sea discreto. Disimule, hombre.

Como ocurre con la utilización de las políticas de inmersión lingüística, en las que la promoción de catalán y euskera se basa en la persecución del castellano. El sanchismo mira para otro lado, mientras el socialista Paco Fernández Marugán, Defensor del Pueblo, se desespera intentando que se impida la persecución de la lengua oficial de España en aulas y patios, o en el acceso a los empleos públicos. ¿Cómo defender la lengua materna de la gran mayoría de ciudadanos en Baleares o en el País Vasco si el Gobierno de la Nación se inhibe? Pero, solo a quienes ignoren qué es el sanchismo les puede sorprender. Nacieron con el apoyo de los soberanistas infiltrados en el PSOE, en Baleares, en Cataluña o en Navarra. No hacen nada que no se pudiera prever.

¿Y el Partido Socialista? Ya ni su Comité Federal tiene voz propia. Iván Redondo, el chamán que les dirige -más spin que doctor- habla por todos ellos. No hay problema, dicen, porque los socialistas están más unidos que nunca con el liderazgo de Sánchez. Ya lo creo. Cuando uno de los socios independentistas del gobierno sanchista de Baleares insultó con un "los payeses de Extremadura cobran por estar en el bar", el presidente extremeño, el socialista Fernández Vara, no dijo ni mu. Todos sanchistas.

Están en permanente zigzagueo, atentos a todo, menos lo que importa: unir a gente muy diferente en un proyecto colectivo

Pero, ¿el sanchismo es de izquierda? La verdad es que el PSOE de Sánchez se ajusta como un guante a las tesis sobre la pseudoizquierda de Mark Lilla en El regreso liberal y de Le Goff en La gauche à l’agonie? Nadie ha retratado mejor esa falsa izquierda que Carmen Calvo, la vicepresidenta de Sánchez, con su "el feminismo es nuestro, bonita". Refleja la razón de ser del sanchismo: un negocio electoral que utiliza un imaginario nostálgico de la izquierda como mercancía y trata a los electores como vegetales, árboles atados al terreno, inmóviles. Todo para limitarse, en cooperación con Pablo Casado, a revitalizar el viejo bipartidismo, ese juego en el que siempre gana el PNV.

¿Izquierda? ¿Qué izquierda? El sanchismo, tema a tema, del régimen laboral al modelo fiscal, poco tiene que ver, por ejemplo, con la socialdemocracia nórdica renovada, tópicos aparte. Por eso están en permanente zigzagueo, atentos a todo, menos lo que importa: unir a gente muy diferente en un proyecto colectivo. Y sirve de poco inventarse para España un presidencialismo imposible, audiencias a la "sociedad civil" incluidas, como si se tratara de Francia, una excepción en Europa. De un alumno de José Blanco a otro del filósofo Jean Paul Ricoeur: "Mira Macron, sin manos". Sanchismo desatado.

En fin, que los sanchistas son el problema, también para el futuro de la izquierda española. Quien se considere de izquierda, y por ello adversario de los soberanismos, que no se fíe de Pedro Sánchez. Sí, cada vez es más difícil ser de izquierda en España, sobre todo cuando uno no es de derecha.

Jesús Cuadrado Bausela es geógrafo y ha sido diputado nacional del PSOE en tres legislaturas.
2
Noticias Internacionales / Re:PORTUGAL, TAN CERCA Y TAN LEJOS
« Último mensaje por Brotes en Ayer a las 10:10 am »
Las seis grandes mentiras de la izquierda sobre la recuperación de Portugal
25.08.19.-

El Gobierno socialista ha mantenido intacta la senda de reformas y ajustes emprendida en Portugal.

En los últimos años, el correcto desempeño económico de Portugal ha hecho que la izquierda occidental convierta al Ejecutivo de António Costa en uno de sus principales referentes. Sin embargo, un vistazo riguroso a las medidas implementadas por nuestro país vecino es suficiente para poner de manifiesto la fragilidad de este relato.

1. La crisis arranca con la izquierda en el poder

Portugal entró en crisis con un gobierno de izquierda. Desde 2005, la jefatura de Gobierno estaba en manos del Partido Socialista. Al frente del gabinete estaba José Sócrates, cuyo Ejecutivo fue incapaz de frenar la deriva económica desatada con el inicio de la Gran Recesión. El político luso cayó en desgracia, perdió las elecciones de 2011 y terminó encarcelado por un caso de corrupción, fraude fiscal y blanqueo de capitales.

2. Sí hubo austeridad, y fue draconiana

El relato que pretende instalar la izquierda occidental habla de Portugal como un bastión que representa la perfecta alternativa a la austeridad draconiana que implementaron otros países europeos. Sin embargo, la República lusa implementó realmente uno de los programas de ajuste más profundos de la pasada crisis, con medidas de estabilización valoradas en el 17% del PIB, un 42% más que España y un 54% más que Irlanda.

3. Los ajustes se volcaron por el lado del gasto

El paquete de medidas de ajuste se concentró principalmente en recortar el gasto. Aunque las subidas de impuestos generaron recursos equivalentes al 7% del PIB, lo cierto es que los ajustes presupuestarios tuvieron aún más peso, hasta el punto de que alcanzaron el 10% del PIB y supusieron el grueso de los esfuerzos de consolidación. Entre las medidas adoptadas, hubo reducciones de la inversión pública, congelaciones en la contratación de nuevos funcionarios, rebajas salariales de los empleados del Estado, recortes en las transferencias sociales, ajustes en las pensiones, limitaciones del gasto sanitario…

4. La reforma laboral golpeó la negociación colectiva

El número de trabajadores cubiertos por los acuerdos de negociación colectiva se ha reducido drásticamente como consecuencia de las reformas introducidas en el mercado de trabajo. En 2011, había 1,2 millones de asalariados dentro de dicho esquema de fijación salarial, mientras que hoy apenas hay 200.000 trabajadores en dicha situación.

El poder de los sindicatos fue golpeado notablemente y, en paralelo, se introdujeron reglas que endurecen notablemente la facilidad de cobrar un subsidio de paro. No solo eso: la indemnización por despido bajó de 22 a 14 semanas por año trabajado, mientras que el salario mínimo estuvo congelado durante años.

5. La recuperación se produjo con la derecha en el poder

La mejora en los indicadores macroeconómicos no llegó con el acceso de António Costa al poder, sino que se produjo con el conservador Passos Coelho en el Gobierno. El paro, que llegó a rondar el 15%, acumulaba tres años de caída cuando el centro-derecha salió del poder. Algo similar ocurre con el crecimiento, que también enlazó tres años de mejora antes de que Costa se convirtiese en primer ministro.

Por tanto, la herencia recibida fue más que favorable para los intereses del Ejecutivo socialista. De hecho, el país luso venía de abandonar prematuramente el programa de rescate en 2014, puesto que el buen funcionamiento de los ajustes hizo innecesario recurrir a la totalidad de los fondos comprometidos con la UE y el FMI.

6. Costa no ha desarrollado otra forma de hacer política

En líneas generales, la política fiscal de Portugal ha mantenido un tono moderadamente liberal desde que Costa es primer ministro. Más allá de algunas subidas en los impuestos Especiales, el resto de las figuras tributarias se han mantenido constantes o incluso han sido revisadas a la baja. En cuanto al gasto, el anterior Gobierno lo redujo del 52% al 45% del PIB, mientras que Costa ha profundizado esa línea y dirá adiós a su primera legislatura con el peso del Estado oscilando entre el 43% y el 44% del PIB.
Diego Sánchez de la Cruz.
3
Noticias Internacionales / Re:Islamización de Europa
« Último mensaje por Brotes en Ayer a las 10:04 am »
La aristocracia moral europea: Bildu y compañía

La aristocracia moral de Occidente está indignada. Ayer, en Biarritz, el hijo del terrorista Ternera, el terrorista Otegui y la forajida Rovira, al frente de la contracumbre del G7, condenaron severamente lo que pasa en el Mediterráneo. Yo también, pero por lo contrario: creo que el Open Arms debería ser desguazado; Oscar Camps, juzgado por colaboración con la mafia negrera; Rosa María Mateo, por colaborar con Camps; y así hasta el Presidente en funciones electorales, Doctor Cumfraude, que ha utilizado un buque de guerra para instalar a quince ilegales en España.

Al delito político de vulnerar la frontera le ha añadido el económico del derroche. Pero todo viene por llamar "migrantes" y no inmigrantes ilegales a esos delincuentes. Sánchez puede gastar nuestro dinero y enlodar a la Armada porque cumple una "misión humanitaria", la de rescatar a pobres náufragos hambrientos. Sólo que no son pobres, porque pagan 3.000 euros por llegar a Europa por barca ilegal o por barco humanitario coordinado con la naviera negrera.

Y tampoco son náufragos
Un profesor de Derecho Marítimo, J. M. Ruiz Soroa, explicaba ayer en El Mundo, para que lo entendiera el fiscaletto, que no había náufragos en el Open Arms ni en otros barcos que objetiva y subjetivamente (de ahí sus insultos a Salvini y luego a Carmen Calvo y su empeño en desembarcar en Italia y no en el puerto más cercano: Túnez) colaboran con los negreros. "Náufragos de conveniencia", los llama Ruiz Soroa porque la obligación de auxiliar al que está en peligro en el mar no puede aplicarse en este caso, y menos todavía cuando Camps se negó a desembarcar en Túnez. No son "náufragos" porque no han sufrido ningún accidente.
 Reclamarlo así es un clarísimo fraude de Ley.
Por no hablar del empeño en delinquir llevando a un país europeo inmigrantes ilegales –Soroa dice "migrantes", ha picado- cuya premeditación delictiva les llevó a pagar previamente su transporte. Nada hay involuntario en eso que llaman drama, cuando es simple delito.

Lo intolerable es que, contra la orden de la Autoridad Marítima, el Open Arms se ha empeñado en delinquir. Y la UE –no sólo Italia- no puede acostumbrarse a este tipo de actividad delictiva. Porque, como dice Soroa, "El caso termina y los desatados sentimientos de simpatía descansan. Pero lo que quedará es que habrá náufragos de conveniencia (y algunos morirán por ello) mientras tengan la esperanza confirmada de que habrá unos rescatadores esperándoles ahí fuera. Un bucle mortífero insostenible que por algún lado hay que cortar."

Sólo Vox ha estado en su sitio

El zascandileo de Sánchez no puede sorprender. Podemos está con el Ternerita, Otegui y la forajida Rovira por Skype, es decir, con el delito. Lo que no entiendo es la actitud de PP y Ciudadanos, que sólo han pedido que Sánchez se explique, pero no que se cumpla la Ley, en toda la UE, que incluye a España, el segundo país tras Italia más expuesto a esos pájaros nada migrantes que colaboran descaradamente con los negreros. Sólo Vox ha hecho lo que se supone que debe hacer un partido que defiende el Estado de Derecho: atacar a los delincuentes en los medios –pocos- que le hacen eco y llevarlos a los tribunales. Por lo visto, asociar el nombre de un partido al de Salvini es más peligroso que los delitos que combate. ¿Por interés electoral? ¿Y por qué actúan los partidos que colaboran con su pasividad en la actividad de los negreros y sus ayudantes?

Ni siquiera por electoralismo, sino por simple pánico mediático. No acaban de entender PP y Cs que los españoles estamos hartos de sentimentalismo tercermundista, de tan sucia complicidad con los amigos de la nueva trata de negros, del blanqueo progre de la trata. Si sólo lo ha entendido Vox, mejor para Vox.

Federico Jiménez Losantos.
4
Noticias Internacionales / Re:Islamización de Europa
« Último mensaje por Brotes en Ayer a las 10:01 am »
Ni "migrantes" ni "náufragos": inmigrantes ilegales traídos por negreros
25.08.19.-

No acaban de entender PP y Cs que los españoles estamos hartos del blanqueo progre de la trata.

Dicen los clásicos orientales, más clásicos por más antiguos, que el que nombra una cosa, la crea para poseerla. Ahora, que hasta el concejal más lerdo habla de "relato", como si nunca hubiera existido "propaganda", son los medios de comunicación, el eslabón más débil de la inteligencia occidental, los que bautizan o rebautizan las cosas como si hasta entonces no existieran o no las hubiera nombrado nadie. Por eso, lo primero que hay que hacer ante un fenómeno mediático y político es ver los términos en que nos cuenta el fenómeno, y si hace falta, romperle la crisma en el sentido literal del término, que es desposeerlo de la fe de bautismo mediático. Y los dos últimos casos, a cuenta del "Open Arms", son "migrante" y "náufrago".

Migran las aves, las personas emigran o inmigran
Cuando se organizó la caravana de ilegales en Centroamérica para entrar ilegalmente en los Estados Unidos atravesando México fue la primera vez en que se generalizó la palabra "migrante" para referirse a lo que antiguamente se llamaban "espaldas mojadas", "carne de coyote" o, simplemente, lo que eran: inmigrantes ilegales. Migrantes lo son las aves y otras especies que, siguiendo su instinto, vuelan de una zona cálida a otra fría o viceversa cubriendo trayectos de miles de kilómetros. Doñana es el notario de esa actividad viajera entre Europa y África. Entre nosotros, las cigüeñas y las golondrinas han sido las aves migrantes más frecuentadas por los poetas: "Volverán las oscuras golondrinas", dijo Bécquer; "… y augura que vendrán los liberales /cual torna la cigüeña al campanario", añadió Antonio Machado, contra el turno de partidos en la Restauración.

Lo que los progres americanos, tan creativos como nefastos, por lo contagiosos, querían decir al llamar "migrantes" a los ilegales en los USA es que no podían hacer más que lo que hacían, que eran víctimas de algo que no podían dominar, como el instinto viajero de las aves, y no cabía pedir cuentas legales por ese delito. Doblemente falso: eran emigrantes de su país de origen y aspiraban a ser inmigrantes, aunque ilegales, en otro. Y lo hacían, en su inmensa mayoría, buscando mejor nivel de vida para ellos y para sus hijos. Noble actitud, si no fuera necesario controlar la población que disfruta de los servicios sociales de un país, porque, si no han sido parte de su creación y lo son de su financiación, lo destruirían.

Y si eso es cierto en Norteamérica, que estaba casi vacía cuando la descubrieron los españoles y se ha ido llenando con inmigrantes, más lo es en Europa Occidental, donde a la presión de la Oriental, empobrecida por el comunismo, se añadió, por culpa de Merkel y otros demagogos, una enorme avalancha de refugiados y delincuentes, que de todo había, casi siempre musulmanes y provenientes de Medio Oriente a través de Turquía. Unos venían huyendo de la guerra de Siria, en la que la UE no quiso entrar. Otros, por la trata de personas, negocio más rentable que el de la cocaína.

Y los ideólogos anticapitalistas, que desde la caída del Muro buscan siempre algo a lo que agarrarse para deslegitimar esta sociedad en que tan ricamente viven, y que tienen en la casta mediática un socio incondicional, descubrieron en los negreros del Mediterráneo, una vez que Turquía, por mucho dinero de la UE, dejó de ser puerto franco, una mina de propaganda antisistema. Creíamos que con el "Aquarius" lo habíamos visto todo, pero lo del "Open Arms" con TVE incorporada a la mafia de la trata de personas en calidad de flotador, que no salvavidas, lo ha superado con creces.

Un pájaro nada migrante, Oscar Camps, ha buscado deliberadamente destruir la imagen y la política de control de fronteras del ministro del Interior italiano, Salvini, que cumple con su obligación. Un fiscaletto ha ayudado a Camps y su banda a deteriorar aún más la legalidad europea, declarando "náufragos" a esos "migrantes" que no son ni una cosa ni la otra. Quizás también a que Salvini gane las elecciones, contra los medios y los lelos, que en Italia, la víctima de la demagogia de Merkel, son menos.

Sigue...
5
Noticias Internacionales / Re:Islamización de Europa
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
Naufragios de conveniencia
24.08.19.-

El autor explica el 'fraude de ley' que se comete cuando se refiere a los inmigrantes irregulares que llegan vía marítima como náufragos para exigir que les asista la legislación marina.

En la situación de los rescatados por el buque Open Arms, y en general de los migrantes deseosos de llegar a Europa que se hacen a la mar desde las costas de Libia, inciden dos tipos de normas jurídicas muy diversas en su origen y en su finalidad.

Por un lado, está la legislación marítima uniforme de origen internacional (fundamentalmente los Convenios de Salvamento de 1910/1989 y el Convenio Search and Rescue) que establecen la obligación del capitán de cualquier buque de prestar ayuda a los náufragos o personas en peligro que encuentre en la mar, rescatándolas y conduciéndolas a un lugar o puerto seguro. Es la norma que han invocado los rescatadores de la ONG (la "ley del mar", dicen) para reclamar que se les permitiera acceder a un puerto europeo mediterráneo y desembarcar allí a los migrantes. Aunque en puridad, aunque no queremos hacer cuestión del punto, el concepto de safe port en el Derecho Marítimo no excluiría a los puertos libios como se afirma un tanto apriorísticamente, menos a los tunecinos.

Pero, por otra parte, está la legislación nacional referente a un tema tan sensible como la inmigración, en la que los Estados europeos (por muchas variantes que existan entre ellos) mantienen en principio su soberanía como capacidad para controlar el ingreso de migrantes por sus fronteras, sobre la base de un principio general: la inmigración irregular o no autorizada debe ser evitada. Un principio que puede contradecir los valores últimos del cosmopolitismo que está en la base de la democracia liberal (por eso es tan antipático) pero que no puede abandonarse sin más so pena de poner en riesgo la supervivencia del marco estatal que hace posible la democracia misma hoy por hoy. La realidad implacable limita el principio impecable, Rafael del Águila lo explicaba muy bien.

Pues bien, resulta bastante patente que cuando los migrantes procedentes de Libia, o más bien las redes organizadas que les controlan, se (les) lanzan al mar en embarcaciones carentes de las más mínimas condiciones de navegabilidad para transportar personas con seguridad hasta puerto europeo, lo que están haciendo es colocarles deliberadamente en la situación de náufragos potenciales inmediatos. Estos no son unos náufragos consecuenciales a un accidente marítimo, que son aquellos en los que piensa el Convenio Uniforme, sino unos "náufragos de conveniencia". Y me explico: la navegación marítima ha sido desde antiguo un ambiente espacial propicio a los fenómenos de adopción interesada de apariencias jurídicas ficticias, tales como las llamadas "banderas de conveniencia": países insignificantes que concedían y conceden su bandera a buques de armadores interesados en escapar a las regulaciones fiscales, laborales y de seguridad vigentes en el país donde radica la auténtica relación substancial con el buque y su explotación. Pues lo mismo sucede con los migrantes por mucho que lo hagan por desesperación y no por plusvalía: se convierten formalmente en náufragos para conseguir que, gracias a esa condición, y una vez salvados, se les permita ingresar en Europa sorteando la prohibición al respecto.

Así, al final, esto a lo que asistimos en aguas mediterráneas es uno de los más patentes casos de fraude de ley en el sentido técnico jurídico de la expresión (art. 6-4º Código Civil) que cabe imaginar: pues se recurre intencionadamente a crear las apariencias de un supuesto de hecho regulado de una determinada manera en una ley especial... para escapar así de la aplicación inexorable de la ley general que realmente corresponde a esa situación fáctica subyacente; que es una de emigración y que es prohibitiva. Sortear una ley amparándose en otra. El Código Civil, y el sentido común, dicen que tal truco no puede valer.

¿Quiere ello decir que los náufragos encontrados (¿buscados?) por el Open Arms deberían haber sido abandonados a su suerte? Obvio que no, la vida humana está muy por encima de tal consideración, y los falsos náufragos del Open Arms debían ser auxiliados. De eso no hay duda, como felizmente ha sucedido al final de ese pulso torpe y emocional entre muy diversos actores a que hemos asistido. Pero lo que sí autoriza, a nuestro juicio, esta situación de fraude de ley generalizado es a que los Estados afectados intervengan para ponerle coto y para evitar que la actuación de particulares soi dissants entusiastas y bienintencionados no haga sino agravar el problema. El salvamento pasa a ser una cuestión pública reservada a la Administración cuando están en juego aspectos de interés público relevantes, como es el caso del medio ambiente. Y como debe serlo en caso de control de migrantes irregulares.

Intervenir es lo que hizo el gobierno español hace meses: por eso, el buque Open Arms fue despachado por la Autoridad Marítima con la condición taxativa de que no se dedicara al rescate de náufragos, menos aún en aguas libias. No por capricho, sino por la fundada sospecha de que su presencia en esas aguas fomentaría que personas potenciales migrantes se pusieran en peligro a sí mismas con la esperanza de ser rescatadas. Pero sus armadores decidieron por su cuenta que eso de cumplir con la ley puede ser algo muy discutible cuando en el otro lado de la balanza se pone nada menos que a la humanidad doliente, e incumplieron la prohibición. Lo que no evita que después clamen por el cumplimiento de otra ley (aunque da la impresión de que no quieren en ningún caso volver a puerto español con su buque, sospechando sin duda la sanción que les espera). Es un fenómeno al que estamos acostumbrados en España, la de la facilidad con que se admite argumentativamente que las leyes pueden ser incumplidas si uno encuentra un valor superior para tumbarla: la democracia, en un caso bien conocido, la humanidad ahora.

El caso termina y los desatados sentimientos de simpatía descansan. Pero lo que quedará es que habrá náufragos de conveniencia (y algunos morirán por ello) mientras tengan la esperanza confirmada de que habrá unos rescatadores esperándoles ahí fuera. Un bucle mortífero insostenible que por algún lado hay que cortar.

Jm Ruiz Soroa es profesor titular (jub) de Derecho Marítimo en la UPV.
6
Noticias Internacionales / Re:SITUACIÓN EN VENEZUELA
« Último mensaje por Nelson Chitty en 24 horas »
Chernóbil nos muestra ese lado obscuro e irresponsable que se aloja en esas ideologías redentoras pero, tenemos frente a nosotros una realidad que no puede desconocerse; no habrá paz mientras domine la injusticia y ese es el otro gran agente predador del hombre que, pareciera, dejó de atenderse y se relaciona con lo que el hombre, no quiere ver en los otros hombres y es a esa humanidad a la que pertenecemos todos y es el bien último a tutelar.

En efecto; mientras no haya paz, equilibrio, mesura y consciencia social no habrá ni estabilidad, ni seguridad, ni sustentabilidad. ¡No puede haberla! Ante el hambre, la sed, el frío o el calor, la amargura y la frustración de muchos, admitamos que se soliviantará los espíritus y se engendrará francotiradores de rencor y odio. Ello apunta a una carencia grosera en la valoración de las civilizaciones de este hito temporal; no entienden ni asumen el reto de la justicia o la confunden con la legitimación de los hedonismos y utilitarismos que la propuesta frívola presenta aclimatados en sus contextos. Las políticas económicas no atienden el reto de la equidad y como ejemplo tenemos que, si bien hay menos pobres en el mundo, hay una regresión de las clases media y los salarios decaen como capacidad adquisitiva.

En lo estratégico pues, anotamos como certeza el deterioro de la asunción moral de la humanidad por parte de todos y cada uno. Resaltamos y repetimos que, los europeos que bebieron en la unidad y se nutrieron provechosamente de ella, hoy la miran con desconfianza y hasta con desdén. El brexit prueba que la inconsistencia de lo que separa, atrae más que, la demostración reiterada de la virtud de la unidad. El liderazgo no comprende o carece del calado, de la entidad para hacer lo que se debe hacer y no al contrario, lo que luce en un juego de miopías conveniente.

La humanidad se está fallando a sí misma. Los adquiridos de una suerte de belle époque que sería el final e inicio de siglo se tensan, crujen. Las democracias liberales muestran que se hilachan sus costuras. Una onda fascista reaparece y se cuelan las cleptocracias como aquella de Rusia y el deletéreo Poutine u otras deformaciones contaminantes, en formas de populismo que, tiene su origen en la compulsión de un igualitarismo mal entendido de origen oclocrático y que a la postre desnuda sus complejos y amarguras. El común quiere vivir sin responsabilizarse de sí mismo. Prefiere carecer o asumir la desmejora de los servicios a cambio de tenerlos gratis.

Los fundamentos del humanismo están siendo horadados. El individualismo se erige dominante y la familia, repetidas veces dicho,  se diluye o se empequeñece en su entidad y en sus valores. Occidente encara una batalla diaria entre los valores de la casa y la comunidad de un lado y, las tendencias que, pretendiendo asegurar el derecho a la personalidad lo sacrifican todo. Los movimientos como LGBT son cada día más asistidos de audiencia y comprensión que aquellos que defienden la integridad social desde la base. Hace poco se publicitó un estudio en España que señala que solo un tercio de los españoles tenían como proyecto constituir una familia y en los Estados Unidos de América se constata que, apenas un tercio de los hogares muestran una constitución regular.

Lo que llama más mi atención es el arribo en fuerza o el regreso de la otredad como sentimiento legítimo y desde luego, sus consecuencias. Lo dijimos al comienzo y lo repetimos para terminar esta sencilla meditación. Las civilizaciones actuales contemplan distintas o ignoran al prójimo porque se han encerrado en ellas mismas. Una suerte de solipsismo valga el uso extremo las caracteriza.

Por diversos caminos y desde balcones diferentes apreciamos lo que a nuestro juicio es pues el gran albur en este momento de peligros y riesgos que es propio de la actual cosmología humana. La deshumanización entendida como la pragmatización, el materialismo, la autosegregación y el aislacionismo, unidos a la destreza tecnológica que puede y como Murphy nos advirtió y disculpen el sarcasmo, llevarnos a la destrucción y nos llevará.

El mundo cree que vive, de la manera como lo hace pero, tal vez y si no se percata del rumbo que lleva, pudiera más bien, estar muriendo. El hombre no es mucho si prescinde de los valores espirituales y del ideario que como colectivo representa. No somos iguales pero, como nos enseñó el profesor español Agapito Maestre: “Lo común nace de lo diferente”.
Nelson Chitty de La Roche
@nchittylaroche
nchittylaroche@hotmail.com
7
Noticias Internacionales / Re:SITUACIÓN EN VENEZUELA
« Último mensaje por Nelson Chitty en 24 horas »
¿Civilizaciones del fin del mundo?
(Parte final)
24.08.19.-

“Bienaventurados los que esperan lo peor porque no serán desilusionados». Exodus León Uris

Echamos a andar una reflexión en forma de interrogante. ¿Son estas las civilizaciones del fin del mundo? Describimos algunos trazos que las describen y concluimos que, se pretenden distintas, las unas de las otras de un lado y, del otro, que afirmando sus especificidades descubren lo distanciadas que se sienten también del otro ser humano. Regresa en fuerza la otredad.

Hobbes nos enseñó que en el hombre obraba el lobo del hombre pero, también dedujo que, en la unión de los hombres y en su vocación de supervivencia, encontraría la respuesta a sus miedos. El inglés para convencer, insistió en la primera idea y escribió que, al nacer, “nacimos como hermanos gemelos mi miedo y yo”. Luego advirtió un leviatán que pactaba el hombre con los demás para juntos cuidarse del «lupo hominis”.

Aún hay suficiente miedo y convicción en la condición depredadora del hombre pero, no hay una organización llamada a protegerlo de sí mismo y de sus congéneres en términos creíbles. Ni el aparato mecánico de Hobbes es o puede ser garantizado ni tampoco, la estructura entre naciones significa lo que tal vez debiera. El hombre en su libertad es capaz de accionar y allí, reside, buena parte de su peligrosidad.

El modo de producir y consumir lo que no necesita es, dijimos, el primer riesgo o quizá mejor, el consumado siniestro que contra sí avanzó y continúa realizando el hombre. ¿No es acaso evidente que la vida en el planeta está disminuyendo muy de prisa y la extinción no solo es probable sino in fieri? ¿No sé si es por cinismo, pero negar lo que está a la vista de todos pudiera ser el peor de los atentados contra la humanidad en curso ya o me equivoco al afirmarlo?

El hombre es inteligente para observar y concluir con la evidencia disponible pero, no quiere hacerlo o no se atreve a asumir los costos de la pesada realidad. Bolsonaro, que por cierto cada día decepciona más, con su discurso irresponsable sobre el trato a acordar y conceder a la Amazonia es un ejemplo valedero y nos demuestra que el suicidio de la especie puede no ser un acto súbito, violento, sobrevenido, sino que se va construyendo entre la ignorancia y el cálculo demagógico. Trump anda en la misma latitud y muchos otros con su silencio o su debilidad conspiran en la misma dirección y puede ser que nos percatemos muy tarde o ni nos demos cuenta de esa hecatombe que en cuenta regresiva se cumple, inexorable, ineluctable, imparable.

El primer mundo lo sabe bien y científicamente lo denuncia pero, no hace mucho para contrariar la tendencia. El resto de los actores civilizatorios no militan o vagamente en lo que debe ser la cruzada de este tiempo para salvarnos y hacer real una política sustentable. El consumo de energía fósil no disminuye y si lo hiciera demandaría de ademanes vigorosos que se esperan pero que no acaban de llegar. El carro eléctrico, el panel de energía solar, el Eolo girando son buenas y concretas respuestas pero el cúmulo de intereses hace la resistencia al cambio, más poderosa que lo previsto.

El capitalismo lleva en su lógica una tara congénita, ínsita a su fenomenología. Aunque vea la verdad prefiere siempre el camino más fácil para ganar y el olor del dinero oblitera otras pertinentes percepciones. La industria farmacéutica es paradigmática al respecto. La investigación está signada más por el interés y la ocasión que por la racionalidad que debería guiarla o al menos ocuparla. Hace tiempo que estamos detrás de las bacterias y no producimos un hallazgo importante en materia de antibióticos. Escudriña profundo y pronostica que vencerá la vejez como antes anunció que derrotaría al dolor pero, los progresos experimentados no están ni de lejos, cercanos a los criterios de prevención y precaución propios de este relámpago histórico.

 La violencia y la guerra atómica o química que andan como nunca antes diseminadas entre muchos y, variadas son las razones para saciar los odios, fraguan una amenaza a no disimular y desconocer. El uso de la bomba nuclear en Hiroshima y Nagasaki ya no se recuerda tanto y el morbo le gana espacio a la disuasión que desaconseja su uso, so pena de padecerlo pero, como bien nos enseña Arendt, la violencia siendo un medio, añade un instrumental tecnológicamente letal, mortal que aumenta y compromete eventualmente todo, la vida misma, la especie, la creación. Viene a mi memoria la frase de Sartre ante el horror vivido en Japón: “Hacia falta que la humanidad fuese puesta en posesión de su muerte, hasta acá, desconocía de donde venía y hacia donde iba.”

Sigue...
8
Valientes guerreros
24.08.19.-

Una persona valiente, nos dice el diccionario oficial de nuestra lengua, es una persona esforzada, animosa y de valor… No es una persona que desconozca el temor. No. Más bien al contrario, muchas veces los más valientes son los que, precisamente, más logran sobreponerse al temor. Ernest Hemingway definía la valentía o el coraje como la gracia bajo presión. Y creo que la definía bien.

Una persona guerrera, por otra parte y en sentido coloquial, es ante todo una persona combativa, dispuesta, decidida. Uno no tiene que ser violento o arrebatado para ser guerrero. Pero no se puede ser guerrero desde la apatía y la resignación. Es imposible. Por eso es que nuestra patria, nuestra amada patria, necesita hoy más que nunca de valientes guerreros.

Muchos valientes guerreros, que desde su vida personal, familiar y comunitaria, ofrezcan su testimonio individual y colectivo para superar la tragedia que nos envuelve, y abrirle nuevos caminos a la nación. Un desafío cuesta arriba, ciertamente. Pero un desafío inevitable. Y nadie necesita brillar, ni ser reconocido, ni estar en un pedestal, para ser un valiente guerrero. Nadie.

Las personas más sencillas, más humildes, más necesitadas, muchas veces, son las que tienen mejores condiciones para ser valientes guerreros. En verdad, lo suelen ser de variadas maneras, porque para sobrevivir en la Venezuela de la penuria hay que tener valor y afán de lucha. Jamás en su trayectoria contemporánea, el conjunto de los venezolanos había padecido tanto. Y buena parte de los que han emigrado se enfrentan con situaciones adversas y también hostiles.

En estos años de mengua son innumerables los valientes guerreros que nos han dado y dan ejemplo de vida, incluso ofrendando la suya propia. Tanta gente perseguida, encarcelada, torturada. Tantos exiliados, arrancados de sus hogares. Tantos compatriotas que han sido asesinados por la represión, en especial estudiantes. Tantos sumidos en la miseria y el desamparo, despreciados por el poder, sea del color que fuere. Sí, han sido los valientes guerreros de estos tiempos. Lo que ellos y ellas han hecho por nosotros tiene que impulsarnos a hacer todo lo que legítimamente podamos hacer. No hay excusa válida para no hacerlo.

Estas breves líneas han sido inspiradas, en buena medida, por una predicación teológica sobre un pasaje del libro de los Jueces, en la que el Ángel del Señor le pide a Gedeón, uno de los israelitas más insignificantes, que defienda a su pueblo de sus opresores… Esa predicación se la escuché al párroco de La Chiquinquirá, fray Luis Antonio Salazar, un sacerdote  santo y, así mismo, un valiente guerrero.

Nuestra patria requiere de numerosos valientes guerreros, que vayan despejando el camino a muchos más, en todos los ámbitos de la vida social y laboral. En todas las regiones. En todo el abanico de actividades afirmativas para la reconstrucción de Venezuela. Los valientes guerreros lo serán porque sabrán entregar lo mejor de sí para que nuestra amada patria tenga un futuro humano y digno.
Fernando Luis Egaña.
flegana@gmail.com
9
Noticias Internacionales / ITALIA
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
El chantaje del Open Arms
23.08.19.-

Europa no puede acoger a todos los que lleguen sin sacrificar su bienestar y su modelo de convivencia.

Después de casi tres semanas de chantaje, en las que rechazó todo compromiso para poner fin a la crisis, el Open Arms ha ganado el pulso a Salvini. El barco ha conseguido desembarcar en el puerto que quería gracias a una orden de la Fiscalía italiana que convierte al fiscal Patronaggio en el héroe de esta película que empezó a rodarse para que Salvini fuera el malo.

Dicen, quienes le aplauden, que el fiscal impuso la humanidad a la crueldad xenófoba de Salvini. Lo que no dicen es que sienta un precedente peligroso que tendría nefastas consecuencias para Italia si las autoridades que nos gobiernan se tomaran en serio sus decisiones. (No lo hacen, como tan bien ha demostrado Sánchez al abrazar las devoluciones en caliente que criticaba o lavarse las manos con un nuevo pasaje del Aquarius meses después de que lo invitara a atracar en Valencia invocando razones morales).

Es absurdo poner en duda que muchos de los refugiados que intentan llegar a Europa huyen de situaciones desesperadas y son merecedores de toda la compasión humana. Pero no lo es menos negar la obviedad de que Europa no puede acoger a todos los que lleguen sin sacrificar su bienestar y su modelo de convivencia, porque en el mundo hay más pobres y perseguidos de los que las naciones de éxito pueden absorber sin dejar de serlo.

La negativa del Open Arms de desembarcar en los puertos que tenía abiertos ha dejado claro que el principal objetivo de la ONG no es salvar la vida de aquellos que se la juegan para vivir en Europa, sino denigrar y presionar a quienes se atreven a decir sin remilgos que es insostenible dejar entrar a todos los que lo intenten.

"Están contentos no porque lleguen a tierra, sino porque cayó el ministro del Interior italiano, cayó Salvini", dijo el dueño del Open Arms, el español Óscar Campos, mientras los inmigrantes a bordo cantaban y saltaban momentos antes de desembarcar en Lampedusa.

Campos estaba visiblemente emocionado, pero no por el fin de la agonía dentro del barco, sino por la derrota política de Salvini. Decidir cuántos inmigrantes y refugiados acepta cada país es prerrogativa de su Parlamento y de su Gobierno, elegidos por el pueblo en las sociedades libres. Con una política de hechos consumados que utiliza el sufrimiento y la mala conciencia como armas, organizaciones como la de Campos tratan de imponer su agenda por encima de los procesos democráticos.

Al mismo tiempo, estas ONG desacreditan a las democracias liberales en las que aspiran a vivir los inmigrantes ilegales culpándoles del drama que viven. Ni una gota de la indignación de estos agitadores pseudohumanitarios de izquierdas salpica nunca a los regímenes dictatoriales y ultracorruptos que han empujado a los inmigrantes a echarse al mar.

El culebrón del Open Arms habrá abierto a muchos los ojos sobre las intenciones reales de quienes, queriéndolo o no, se han convertido en el último eslabón del engranaje de las mafias de la inmigración ilegal.

Pero su descarado chantaje seguirá funcionando mientras los políticos europeos no asuman lo que saben que es verdad y se quiten el miedo a que les llamen desalmados por honrar su juramento de aplicar la ley.
Marcel Gascón Barberá
10
Noticias Nacionales / Re:PSOE
« Último mensaje por Brotes en 24 horas »
El extraño caso del hombre mutante…
23.08.19.-

Tal cual le pasa a nuestro "sic" presidente, que venido de la nada, sin haber dado golpe al agua, de lo etéreo si hizo materia, y en carne con ojos se transformó.

Nada más llegar, al Psoe que ya era malo, de malo lo hizo peor.
La consigna del momento, era el no, porque no.
A trancas y barrancas, todo embarrancó,
todas las trabas que podía, se las ponía a Rajoy.

No escatimó en insultos, ni en tergiversar verdades,
metiéndose hasta el corvejón, en todos los lodazales,
justificando así el felón, negar su colaboración.

Esa fue su primera etapa, la de hombre de Cromañón…

A Ostracia le mandaron, por testarudo y cabezón,
mientras en el partido, partido por la mitad,
dejó rivales y adictos, adictos a mangonear.
Los primeros, con promesas de venganza personal,
los segundos, prometiéndoles el oro, el moro y medrar.

Cumplió así, su etapa de camaleón.

Mientras el enemigo pensaba en Babia, adormilado, con el puro entre los dientes y recostado en la red.

Él, desde la lejanía, con la complicidad de sus adictos, podemitas, separatas catalanes, Aitor y sus etarras, -que hoy toca ningunear,- se hizo con el poder, con La Moncloa, y las llaves del avión, aunque su primera orden fue: Que me cambien el colchón.

Convirtióse así en "Sic" hombre de estado.

Eso le solidificó, y más visible le hizo, no pasando inadvertidos los ridículos por doquier.

La poca vergüenza, mala leche y lo sectario de su ser, llegando incluso a tratar, de robar protagonismo al Rey.

Aunque más se parecía a Cantinflas, el rey de la comedia y de la ridiculez.

Muta así, de hombre de estado, a hombre sectario
.
Una vez, ya asentado en el poder, pierde el don de la ubicuidad, y donde con él a cada paso se tropezaba, ya nadie le puede encontrar.

Escondido tras el plasma, delega en otros sus funciones, que soy presidente, ya no tengo por qué hablar con esas gentes, ni dar explicaciones, para eso ahí están, Ábalos, Calvo, Celaá y la Batet.

Ebrio de poder, ya casi nada, ni nadie le pone cachondo, a excepción claro está, del avión y su susurrador particular el Sr. Iván Redondo…

Pero el que quiere gobernar, presupuestos tiene que aprobar, llega el día y llega la maldición, hay que aprobar presupuestos y la mayoría dicen no, recordándole la oposición, las malas artes con que llegó al sillón.

Transmuta en sí, se da la vuelta como un calcetín, se convierte por obra de birli birloque, -o de su susurrador,- en el hombre del sí, porque sí…

No hay acuerdo, ni sí.

Los traidores de la patria al conocer ya el personaje, piden por adelantado, echar mano a su bocado, o no le aprueban las cuentas, se ve el hombre pillado, siendo él, el flamante presidente, ironías del destino, gobierna el que se ha marchado.

No le dejan gobernar y  le dan pal pelo, sin saber qué hacer, consulta al susurrador, que dicen las malas lenguas, fue maestro de Maquiavelo.

Este después de mucho meditar le dice sin contemplaciones, las encuestas nos favorecen, hay que convocar nuevas elecciones.

Para sorpresa de propios y extraños, y -dícese, por mor de un algoritmo raro,-  supera por primera vez a sus rivales, pero igual que los presupuestos los números no salen redondos ni con Iván, se queda igual que antes, y todo vuelve a empezar.

Quiere Pedro el poder, y lo quiere solo para él, sin importar un carajo, haber estado casi un año paseando para arriba y para bajo, si fuese menester pactaría con el Diablo, Mefistófeles, o como quiera que diantres se llame Lucifer.

Mientras tanto vacaciones en Doñana, que soy el presidente en funciones de España.

Ordeno no se me moleste, así ardan las Islas Canarias, nos invadan con negros con las mafias, haya un pandemia o se seque el Guadiana.

Ya no cambia nada, muestra su verdadera cara, y secuestra la democracia.

Y así nos encontramos, con una segunda campaña una vez más desde Moncloa, pagada con dineros públicos, sin que el ínclito haya gobernado, sin visos de que vaya a gobernar hasta el 2020, y asistiendo atónitos e incrédulos al extraño caso del hombre mutante.

¿Piensa usted volver a votarle?...


By Luis Ángel Jul López. @Luisangeljul
Páginas: [1] 2 3 ... 10